Miércoles 12 de junio de 2013

Hoy he cumplido la promesa de no leer los periódicos ni de asomarme a los informativos de la TV.

Tampoco escucharé la radio, ni siquiera “El Larguero”  de José Ramón de la Morena porque a la vista de lo que dice la calle tampoco Messi merece un solo minuto de mi tiempo. Vaya por delante la presunción de inocencia: pero 4millones de euros de presunto fraude fiscal es mucho más de lo que ya puedo soportar de un jugador admirado y admirable.

Así que hoy me quedo con el temblor de la gente cuando habla porque la maldita realidad está instalada en cada vivienda, en cada familia… Y no hay explicación posible que me convenza de que pudiendo resolver problemas tengamos las manos atadas; que con las cuentas saneadas y con liquidez no podamos dar un paso adelante…

No me convence que 300Mil euros de superávit, logrados en un solo año, no podamos destinarlos a mejorar los servicios que urgentemente necesitan ser atendidos.

No me convence que el Gobierno de España me obligue a pagar a los bancos con ese superávit (¡a los bancos!) cuando el endeudamiento (con los bancos) es muy inferior al permitido por la Ley.

No me convence que el “techo de gasto” al que me obliga el Gobierno de España no me permita reconocer como gastos de 2012 todos aquellos que, efectuados en 2012, tendremos que pagar este año.

Lo siento, pero no me convence.

Tampoco me convencen tantos y tanto obstáculos para sacar adelante una Bolsa de Empleo de protección social que están llevando adelante centenares de municipios en España.  Hay informes inequívocos (a favor) pero hay dudas constantes… y sobre todo hay miedo y desconocimiento de la reacción del Ministerio de Hacienda. ¿Por qué?… Porque las instrucciones del propio Ministerio son contradictorias, insuficientes, tibias y sobre todo ajenas al inmenso problema con el que nos enfrentamos los Ayuntamientos.

Ya sé que el Ayuntamiento (éste y cualquier otro) no debe ser una agencia de colocación ni un generador de empleo innecesario. Pero también sé que existen puestos de trabajo que pueden ser cubiertos temporalmente para reforzar determinados servicios declarados prioritarios y esenciales por el Pleno.

Nadie tiene que explicarme que el acceso a la función pública debe cumplir con los principios de mérito, capacidad, igualdad y publicidad. ¡Nadie! … Pero cuando la publicidad y la igualdad de oportunidades están garantizadas, la capacidad se demuestra con la experiencia y el mérito por las condiciones sociales y económicas cuando estamos hablando de contratos temporales para peones o personal auxiliar, en una situación límite como la actual… Poco queda que añadir.

Ni hablo de contratos en fraude de ley (que en anteriores mandatos municipales se firmaron a centenares sin que recayera ni la mínima responsabilidad sobre quien lo permitió y los firmó) ni hablo de una Bolsa de Trabajo (elaborada por el anterior gobierno municipal) declarada ilegal por un Tribunal de Justicia… Hablo de lo que sucede en ayuntamientos como l’Eliana, Alaquàs, Benicàssim, Daimús, Miramar, Talavera de la Reina, Massanassa, Benetússer, Piles, Massarrojos, Godella, Burjassot, Foios, Tavernes,  etc. etc. sin que se planteen mayores problemas que la elaboración de unas Bases (ajustadas con mimo y voluntad a la legislación) y una convocatoria pública.

¿Por qué tengo que ver la TV, leer periódicos o escuchar la radio…? Hoy no. La realidad no me la tiene que contar nadie, la vivo cada día  y las soluciones que se ofrecen no me convencen…

(Lo siento,  pero mi “post” de hoy no ha pasado la fase de descompresión)

Anuncios