Domingo 24 de noviembre de 2013

En España miles de mujeres sufren anualmente acoso sexual, malos tratos, humillaciones públicas y privadas… Y hasta hoy, 45 han muerto a manos de sus maridos o de sus parejas (o ex-maridos y ex-parejas).

Mientras eso ocurre, la jerarquía de la iglesia Católica en España permite la publicación, en editoriales de su propiedad, de libros tan hirientes para la dignidad como éste:  «Cásate y sé sumisa»

Tras el escándalo que ha provocado la aparición de ese título, la editorial del Arzobispado de Granada se ha visto obligada a «encargarle» a la autora de tamaño despropósito una publicación para intentar aplacar la indignación:  «Cásate y da la vida por ella»

La llegada del Papa Francisco a la sede de San Pedro con su renovado discurso, ha supuesto un alivio reconfortante para millones de creyentes. Su valentía -si tenemos en cuenta el férreo control político y económico de la Curia romana y de su aparato poderosísimo- merece un gesto de reconocimiento por parte de millones de agnósticos.

Sin embargo, como ya escribí en 2010,  el ideario de la cúpula de la iglesia Católica en España sigue aferrada a principios morales y éticos que nada tienen que ver con los que la inmensa mayoría de los ciudadanos y ciudadanas  compartimos (creyentes y no creyentes)

 

(Fuente: El Roto)

 

Así que, libros que animan a la mujeres a convertirse en sumisas ante los deseos y caprichos de los hombres para re-ingresarnos en el estatus de «personas sin alma» en que la propia iglesia Católica nos mantuvo hasta hace nada… es una ofensa imperdonable.

Algún día, la alta jerarquía Católica española deberá reconocer de palabra y con hechos que su actitud hacia nosotras las Mujeres, es hiriente  y  beligerante.

Y es que en pleno siglo XXI, sus Príncipes ya deberían haber encontrado la respuesta a por qué sus gestos y sus acciones hacia nosotras merecen el desprecio de la inmensa mayoría de la sociedad.