Martes 31 de diciembre de 2013

De 2013 hay que recordarlo todo, no fuera cosa que a alguien se le ocurriera afirmar que no existió.

Y sí, 2013 ha existido enterito.

Que la oportunidad de estrenar otros 365 días nos reconcilie con el presente: hoy y ahora. Y que esa misma oportunidad sepamos convertirla en la esperanza que merecemos; al fin y al cabo, como escribió Galeano, mañana es el lugar donde se encuentran el ayer y el ahora para reconocerse y abrazarse.

2014 podrá ser lo que seamos capaces de hacer para intentar cambiarlo…

¡Sed felices!

Anuncios