Martes 4 de febrero de 2014.

  • El pleno también trató la solicitud del Ayuntamiento para formar parte de la Red de Ciudades Machadianas.

Lo defendió el concejal de Cultura, Alejandro Marco, incidiendo en el interés que representará para Rocafort unirse a ciudades como Soria, Segovia, Sevilla, Baeza y Colliure que tienen en común con nuestro municipio que Antonio Machado haya vivido en ellas con todo lo que significaron para el poeta y su obra.

Señaló, además, que este acuerdo era necesario para que la presidencia de la Red pudiera modificar los estatutos y permitir la entrada de Rocafort. Explicó que unir el nombre de Rocafort al de Machado no solo significará un revulsivo cultural, sino también turístico porque nuestro municipio entrará en el itinerario que esas ciudades ofrecen abriéndose nuevas oportunidades.

El concejal Bosch se mostró a favor una vez se le resolvieron las dudas que planteó en cuanto a las obligaciones que conllevaría esa adhesión (un pago anual de 2.000€ y asumir la presidencia cada 6 años) 

El concejal de IxR, González, defendió el interés de formar parte de la Red por la repercusión positiva que eso puede traer a Rocafort.  Aclaró que el acuerdo que se iba a adoptar era solicitar a la actual presidencia de la Red (la ciudad de Soria) la modificación de los estatutos para que Rocafort pueda sumarse.

El portavoz del PP, Llácer, no se mostró de acuerdo. A pesar de que ya se habían explicado las obligaciones, las ventajas y el acuerdo que iba a adoptarse, prefirió tomar otro camino. Afirmó que pretendíamos solicitar el cambio de los estatutos pero que no sabía por qué lo hacíamos (no se debió dar cuenta de que ya lo había explicado el concejal de Cultura, Marco, y el concejal González)

Dijo no conocer cuáles serían nuestras obligaciones (aunque ya las había explicado el concejal Alejandro Marco) y no comprendía el interés que podía tener para Rocafort (aunque ya lo habían explicado los concejales Marco, González e incluso Bosch)

Votos a favor de que Rocafort forme parte de la Red de Ciudades Machadianas: 8 (PSPV-PSOE, 6; IxR, 1; concejal no adscrito, 1)

Abstenciones: los 4 concejales presentes del PP

  • Elección de Juez de Paz sustituto.

Se presentaron (en convocatoria pública) 4 personas (2 de ellas de fuera del municipio), la propuesta del equipo de gobierno municipal era Vicente Gimeno Roncero. Un hombre de Rocafort, conocido por todos, con tiempo libre para ejercer ese cargo, discreto y conciliador.

Ningún concejal de la oposición quiso explicar su voto.

Votos a favor: 7 (PSPV-PSOE 6; IxR, 1)

Votos en contra: 1 del concejal no adscrito (Bosch)

Abstenciones: los 4 concejales presentes del PP

  • Modificación del número de representantes en las comisiones informativas a causa de la petición formulada por el concejal Bosch basada en la sentencia del Tribunal Constitucional del 9 de mayo de 2009

Un asunto de trámite que acabó convirtiéndose en toda una declaración de “guerra” entre el PP y el concejal Bosch.

Voy a explicar el origen:

Hace poco más de 1 año aproximadamente, el grupo municipal del PP presentó un escrito por Registro de Entrada informando de la expulsión del concejal Sebastián Bosch de ese grupo municipal.

Pocos días después, el concejal Bosch presentó también por el Registro su queja por el procedimiento llevado a cabo por su grupo para expulsarle (en este caso, el Ayuntamiento no podía actuar porque las decisiones adoptadas en el seno de los grupos municipales es responsabilidad única de sus concejales y del partido al que representan)

Visto el escrito de los concejales del PP, la secretaria general emitió su informe preceptivo y el concejal Bosch pasó a ser “concejal no adscrito”. Mientras estuvo integrado en el grupo municipal del PP nunca formó parte de ninguna comisión informativa.

Sin embargo, consideré que un concejal tiene todo el derecho a estar informado; por eso, lo invité a asistir a todas las comisiones informativas (algo que él y muchos de sus concejales durante 2007-2011 siempre nos negaron: el derecho a la información)

En noviembre del año pasado, Bosch (aconsejado por Llácer, como ambos reconocieron) presentó un escrito reclamando su derecho a participar en las comisiones informativas con voz y voto y cobrar sus asistencias, basándose en una sentencia de 2009 del Tribunal Constitucional.

Efectivamente, los informes de la secretaria y del asesor jurídico externo coincidían en que su derecho estaba reconocido en aquella sentencia, aunque no podía cobrar por asistir.

Ante esos informes y la propuesta de proporcionalidad de la secretaría general, elevé al pleno la modificación del número de representantes de los grupos municipales en las comisiones informativas:

– PSPV-PSOE, 2 concejales (como hasta ahora)

– PP, 1 concejal (uno menos que hasta ahora, debido a la pérdida de 1 concejal en su grupo municipal)

– IxR, 1 concejal (como hasta ahora)

– 1 concejal no adscrito (Bosch)

Esa fue la propuesta del equipo de gobierno.

La intervención de Bosch fue demoledora: declaró que la situación había sido propiciada por sus ex-compañeros de grupo y arremetió contra quienes él había considerado no solo sus compañeros sino también sus amigos (no pronunció nombres, pero se refirió a un hombre y a una mujer) (Carla Navarro se dio por enterada, asintió durante su discurso e incluso quiso participar en lo que ella creyó un diálogo murmurando por lo bajo…)

Consideró su expulsión del grupo municipal del PP como una “jugada” imperdonable, se mostró dolido y anunció que había abandonado su militancia en el PP, que seguirá trabajando por Rocafort y que concurrirá a las próximas elecciones municipales bajo las siglas de otro partido.

Se hizo el silencio.

El portavoz del PP, Llácer, arremetió contra Bosch  y comenzó a relatar su visión personal de los hechos.

¡En fin!, momento irrepetible: uno dolido y el otro justificando. Uno a pecho descubierto y el otro recibiendo el escarmiento.

Votos a favor: 8 (PSPV-PSOE, 6; IxR, 1; concejal no adscrito, 1)

Votos en contra: los 4 concejales presentes del PP

  • Ruegos y Preguntas.

Sebastián Bosch formuló las suyas y presentó sus Ruegos. Se le contestó.

Alejandro Llácer consumió su tiempo sin formular ninguna Pregunta y sin presentar ningún Ruego(En varias ocasiones le pedí que preguntara o formulara algún Ruego. No me hizo caso, probablemente sigue sin conocer el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de los Ayuntamientos)

Al finalizar su intervención le pregunté si había más preguntas y contestó que eso era todo. Aclaramos sus “proclamas”.

El pleno había terminado. Sin embargo, Carla Navarro alzó la voz para reclamar su derecho a preguntar. Le expliqué que su portavoz había consumido su turno, se habían aclarado las dudas que podía haber suscitado y  el tiempo se había agotado.

Como es habitual, me interrumpió, gritó… la llamé al orden. Una vez, dos veces… Le recordé que durante el pleno ya le había llamado la atención en varias ocasiones por interrumpir una votación (una de las causas para la expulsión inmediata), por hacer uso de la palabra sin solicitarlo y por su “teatralidad”…

Siguió hablando sin escucharme, a su aire y sin respeto alguno hacia el público ni al pleno. Entonces le dije: “Señora Navarro, usted no se comporta así en el pleno de la Diputación ni ante quien lo preside; ¿es que este pleno no le merece el mismo respeto?”…  Se mofó y dijo que no. Que ella respetaba solamente a quien presidía el pleno de la Diputación.

Le pedí que abandonara la sala. Se rió. Siguió hablando. Se lo volví a pedir. Siguió hablando mirando a la cámara. Se regocijó guardando sus papeles y hablándole a la cámara. Sus compañeros de bancada reían. Llácer repetía una y otra vez con el micrófono abierto: “Amparo, qué fuerte, qué fuerte lo que haces…”

Los vecinos asistentes pidieron la palabra. Llácer dudó aunque Carla Navarro le había tranquilizado diciéndole: “No pasa nada, quedaos aunque yo me voy” Llácer susurró: “¿quedarnos para escuchar a estos?” (se refería al público) Aliaga y Carmen Serrano ya estaban en pie. Llácer se levantó.

Le pregunté si no iban a esperar a las intervenciones del público. Me contestó con voz queda y gesto de demócrata abatido: “Es que has tirado a una compañera, Amparo…”

Fue una burla. Otra burla más a todos los vecinos y vecinas de Rocafort.

Anuncios