Martes 6 de mayo de 2014

 

 

El 14 de abril del año pasado escribí esto: “Lealtad y responsabilidad: acuerdo de gobierno municipal entre el PSPV-PSOE e IxR”

Hoy, poco más de 1 año después, mantengo lo que entonces dije.

Durante este tiempo, José Antonio González  ha compartido con los concejales del grupo socialista tareas de gobierno, serias preocupaciones, momentos fantásticos, errores involuntarios, problemas importantes y soluciones acertadas.

Ha bajado a la arena  y se ha medido con el morlaco. Se lo agradezco de verdad. Ha comprobado que gobernar requiere mucha dedicación, mucho trabajo y muchas ganas; porque no es lo mismo garantizar con un voto una alcaldía, que lidiar con la realidad compleja -e “intervenida” por el Gobierno de España- de un ayuntamiento que arrastra años de pésima gestión.

Muchos “entendidos” que llenan el tendido de una plaza de toros y las barreras más caras, consideran que su punto de vista es incuestionable para que el torero reciba su aplauso.  Pero en el ruedo,  la lidia ofrece no uno sino varios puntos de vista.

El pasado jueves, 1 de mayo, la edición impresa del diario Levante-emv (página 15 de la edición de l’Horta) publicó la noticia de la salida del gobierno municipal del concejal de IxR.

Por mi parte, absoluto respeto a esa decisión. ¡Faltaría más!  He hablado tantas veces con él, que puedo suponer -sin riesgo a equivocarme- los motivos que le han llevado a tomar esa meditada decisión.

Gobernar un municipio es mucho más complejo de lo que algunos “entendidos”  creen saber.

No basta con decir: “hágase”;  no cabe resolver un problema “como yo digo y se acabó”; es un riesgo innecesario (y muy costoso en recursos humanos y económicos)  decidir eliminar “esto y esto porque no hace falta”, sin reflexionar sobre las consecuencias; no es posible eludir lo que la legislación impide y la “intervención” del Ministerio de Hacienda obliga.

Y lo peor siempre llega cuando hay que explicar todo eso a quienes creen que todo es tan simple como imaginan desde sus cómodas barreras; cuando hay que poner sobre la mesa las limitaciones económicas y legales, cuando hay que explicar el “techo de gasto”  (otra medida absurda del Gobierno de España de obligado cumplimiento), cuando hay que exponer las dificultades administrativas para sacar adelante los proyectos… ¡Más de 1 año nos ha costado sacar adelante la Bolsa de Empleo Social! Más de 9 meses emplearemos en resolver la contrata de Jardinería y de Limpieza de Edificios; y llegaremos justo a finales de año para que la de Limpieza Viaria esté adjudicada para el 1 de enero de 2015.

Durante estos últimos 3 años, el Gobierno de España ha legislado “contra” los ayuntamientos de manera desbocada y sin distinguir entre los que hemos avanzado saneando las cuentas, y los que siguen a lo suyo y a las bravas.

Todos y cada uno de los Reales Decretos y las leyes aprobados, han recortado más y más la autonomía municipal; han impedido la necesaria ampliación de la plantilla estructural y, sin embargo, han abierto las puertas para la externalización (privatización) de los servicios municipales; han recortado derechos a los empleados públicos que éstos rechazan (y con razón); ponen en riesgo algunas subvenciones y otras ayudas sociales cuyos fines ya no son competencia municipal (según la nueva Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la administración Local-LRSAL); obligan a eliminar paulatinamente las competencias en educación y servicios sociales; imponen un trabajo extraordinario a la intervención municipal (remisión mensual de información a seis departamentos diferentes del Ministerio)  que ralentiza aún más el funcionamiento de ese servicio;  castiga el retraso del pago de facturas si se superan los 30 días y lo absurdo es que todo el tiempo que el personal de intervención invierte en emitir informes y trasladarlos a las plataformas del Ministerio, es tiempo que se pierde en registrar y contabilizar las facturas, preparar los expedientes para reconocer esas obligaciones de pago, autorizar la disposición del dinero y ordenar su pago.

Sin embargo, en estos 3 años, y a pesar de todos los obstáculos, se han sacado adelante TODAS las obras pendientes de ejecutar desde 2007, cuyas subvenciones corrían el serio riesgo de perderse. Además, se han culminado las correspondientes a 20011, 2012 y 2013.  Más de 16 obras ejecutadas en solo 3 años con el enorme trabajo administrativo que supone.

Ese esfuerzo extraordinario ha obligado que la secretaría general, la oficina técnica y la intervención redoblaran su labor, solamente en el ámbito de las inversiones. Porque además, ha habido 9 procesos selectivos de Personal, se han licitado contratos que dormían el sueño de los vagos, se han regularizado otros que ni existían, se han negociado -por primera vez- los Calendarios Laborales anuales, el Convenio del personal laboral, se ha ajustado a la legalidad el acceso a la Escoleta infantil de acuerdo con lo establecido por la Conselleria de Cultura y Educación, se ha constituido el Consejo Escolar, etc. etc.

Y todo eso la gente lo desconoce o no lo entiende o le da igual y, desde luego, quien lo sabe está obligado a explicarlo tantas veces como sea necesario.

Es lo que hay y con esos mimbres hay que seguir trabajando, más si cabe.

Hemos negociado durante meses el presupuesto de 2014 con IxR; una negociación que ha mejorado ese borrador con aportaciones muy interesantes, pero  no podemos permitirnos nadie seguir retrasando la aprobación de ese documento. Ya no pueden cuestionarse asuntos que quedaron zanjados en febrero y que vuelven a exigirse en abril u otros nuevos que nunca estuvieron presentes en la negociación y que aparecen ahora por primera vez.

Elaborar el presupuesto requiere  conocer la legislación que regula la administración local (en un sentido amplio), los plazos, los límites; establecer una visión de conjunto, tener claras las líneas políticas fundamentales que lo han de sustentar, valorar su viabilidad legal y económica; avanzar con lo urgente y reflexionar sobre lo importante.

IxR y el PSPV-PSOE coincidimos en lo urgente: limpieza viaria, agilidad en los complejos contratos que ya están en proceso de licitación, programas de empleo, contratación inmediata de la Bolsa de Empleo Social, convenio laboral (a punto de firmarse),  modificación de baremos para la concesión de ayudas de servicios sociales e inversiones necesarias.

IxR, antes de entrar en el gobierno, apoyó decisiones difíciles que hubimos de aprobar. Y lo explicó honestamente. Nada me invita a pensar que José Antonio González no seguirá actuando de ese modo. Comprendiendo las razones, explicando las limitaciones y los obstáculos, y defendiendo lo que sea mejor para Rocafort.

José Antonio, gracias por tu trabajo en el gobierno. Mantengo mi confianza en ti y en tu labor en la oposición, desde la responsabilidad y el conocimiento que has adquirido de la realidad que pisamos cada día.