Jueves 8 de mayo de 2014

 

Hablemos de un negocio, generalmente familiar, que en nuestro municipio ofrece trabajo a un número determinado de familias.

Hablemos de un servicio del que hacemos uso todas y todos, como mínimo, 4 ó 5 veces al año;  que ya nadie considera un lujo, que forma parte de nuestro aseo personal y que, casi nunca, somo capaces de hacerlo por nosotros mismos.

Hablamos de un colectivo de pequeños empresarios y empresarias y de autónomos que han sufrido una subida disparatada del IVA del 8% al 21%. Hablamos de las Peluquerías que además de soportar esa subida, añaden la del agua y la del consumo eléctrico.

Durante el pasado pleno, los concejales socialistas, con el apoyo del concejal de IxR y del concejal no adscrito, sacaron adelante una Moción para reclamar al Gobierno lo que están pidiendo en toda España (y aquí también) los profesionales de ese sector.

Los concejales del PP consideraron, sin embargo, que ése no es un problema que afecte a Rocafort.

De las palabras de su portavoz, Alejandro LLácer, puede entenderse que las Peluquerías de Rocafort están encantadas con esa subida bárbara y que no hay razones para pedirle al Gobierno de España que atienda las reiteradas solicitudes de bajar ese impuesto que le ha transmitido la asociación profesional española del sector.

El mismo concejal que criticó, rechazó, se encolerizó y armó escándalo pleno tras pleno por la subida del IVA en España en 2010 y que se mantuvo en el tipo más bajo de Europa junto a Malta y Luxemburgo:

En julio de 2010 se modifica el tipo general y reducido:

  • Tipo general: 18%; (sube 2 puntos respecto al anterior)
  • Tipo reducido: 8%; (sube 1 punto respecto al anterior)
  • Tipo superreducido: 4%; (se mantiene)

Ese mismo concejal -digo- defendió con uñas y dientes, 2 años después, en 2012, un aumento bárbaro del mismo impuesto y lo que aún fue peor, el salto de diversos productos y servicios del tipo super-reducido al reducido; y otros del reducido al tipo general.

En septiembre de 2012 se modifica el tipo general y reducido:

  • Tipo general: 21%;
  • Tipo reducido: 10%;
  • Tipo superreducido: 4%;

 

Durante el pleno del pasado 24 de abril, sus argumentos para explicar su negativa a una rebaja del IVA de las Peluquerías del 21% al 10%, resultaron sustanciosos; además del que ya he señalado antes, es decir, que es un asunto que no afecta a Rocafort; expuso que acudir a la peluquería era un lujo y que él no veía ninguna diferencia entre -cito textualmente- “cortarse el pelo de la cabeza y el del sobaco” (sic)

Pidió que solicitáramos  también la bajada del IVA de otros productos y servicios; aunque él y sus concejales, por supuesto, también votarían en contra.

Aunque defender tantas contradicciones y vaivenes sobre un mismo asunto induce a pensar que se puede tratar de alguien que actúa en política como un botarate, sus excesos verbales no dejan lugar a dudas.