Domingo 22 de junio de 2014

 

Esta tarde, Rocafort ha celebrado la fiesta del Corpus Crhisti.

En el ceremonial (liturgia) católico, una de las tres festividades más importantes del año: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión.

La tres señalan días de gozo: la institución de la Eucaristía, la festividad de la representación del Cuerpo de Cristo sesenta días después de su Resurección y el triunfo de la Ascensión.

Pero de las tres, solo una -el Corpus Christi- obliga a procesionar sin atributo alguno que corresponda a Poder alguno en la Tierra; porque según dicta el ceremonial y el rito católico, ante la presencia del Corpus Christi en el día de su Festividad, no hay Poder mayor que su propia presencia.

Esa es la razón por la que en la procesión de acompañamiento al Corpus Christi, los miembros de la Corporación municipal no deben lucir sus atributos (vara de mando, medallas, fajines, etc.)

Escribo esto con la única intención de explicar una curiosidad que con toda probabilidad muy pocos conocen. Es, como siempre ocurre en todas las religiones, la importancia de sus ritos y de su liturgia.

¡Feliz Noche de san Juan… mañana!

 

Anuncios