Viernes 27 de junio de 2014

 

Anoche, el presupuesto de 2014 fue aprobado provisionalmente por el pleno del Ayuntamiento.

La abstención de IxR permitió sacar adelante las cuentas de este año, a pesar del voto en contra del PP y del concejal no adscrito, Sebastián Bosch.

El debate no estuvo a la altura de las circunstancias. Lamentablemente, Llácer&Navarro&Bosch  (un trío conocido de sobra por todos) no dudaron en utilizar sus armas habituales en estos y en otros tiempos: infamias, injurias, mentiras y rabia… una rabia infantil.

Que el presupuesto de 2014 no se aprobara era -sin duda- una magnífica noticia para ellos; no les importa las repercusiones que hubiera podido tener en los vecinos.

¿Que no se podía contratar el nuevo servicio de Limpieza Viaria?… mejor, más rentabilidad electoral.

¿Que no se podía destinar más dinero a la Bolsa de Empleo Social?… mejor, más rentabilidad electoral.

¿Que no se podían llevar a cabo las inversiones previstas?… mejor, más rentabilidad electoral.

¿Que no se podía aumentar el número de técnicos en la Escoleta Infantil?… mejor, más rentabilidad electoral.

etc. etc. etc.

Resulta incomprensible, lo sé; pero así funcionan.

 

Para intentar comprender un poco mejor cuáles son sus coordenadas, aquí está el último ejemplo que también estuvo presente en el pleno de ayer.

 

Por primera vez desde 1994, el Ayuntamiento ha negociado y acordado un nuevo convenio con el Personal Laboral del Ayuntamiento. Ha habido muchas reuniones en las que han participado todos los sindicatos que han deseado hacerlo.  Es cierto que el único sindicato con capacidad de negociar y acordar este convenio es el llamado Sindicato Independiente por ser el único representante del personal laboral del Ayuntamiento; sin embargo sus Delegados no pusieron objeción alguna a que otros también estuvieran presentes.

De hecho, la mayoría de las aportaciones fueron llevadas a la Mesa Paritaria por CCOO y UGT. En un par de ocasiones, ambos sindicatos no pudieron estar en las sesiones y el Sindicato Independiente solicitó aplazar las reuniones hasta que pudieran incorporarse,  “dada la colaboración y el mejor conocimiento de estos sindicatos” (sic)

Una vez elaborado un documento que incluía la propuesta del Ayuntamiento y las aportaciones de cada uno de los sindicatos participantes, el S. I. decidió expulsarlos de la Mesa “ya que el único sindicato con capacidad para negociar es el Sindicato Independiente” 

 

Las sesiones de trabajo siguieron con la presencia de 2 de los Delegados del Personal Laboral del Ayuntamiento y del presidente del S.I., en calidad de asesor. El texto se negoció línea a línea; punto por punto. Algunos aspectos, como la compensación de las horas realizadas fuera del horario laboral, fueron aceptadas inmediatamente por el S.I., en boca de su asesor, al considerarla “justa”

Otros aspectos, como la estructura retributiva equiparada a la de los funcionarios, fueron aceptadas también al recibir la explicación técnica y legal de la secretaria y del interventor municipales.

El resto de sus peticiones fueron aceptadas y acordadas el 28 de marzo de 2014.

El presidente del S.I. y los Delegados en el Ayuntamiento de ese sindicato, solicitaron que el Convenio fuera a pleno en cuanto estuviera redactado el texto definitivo con el que estaban de acuerdo.

El 30 de mayo se le remitió al presidente del S.I. (como él había solicitado en presencia de los Delegados) el texto definitivo y los informes favorables de la secretaria y del interventor.

El pasado 17 de junio, el texto del Convenio pasó por la comisión de Hacienda como es preceptivo antes de su elevación al pleno.

Me “sorprendió” que el portavoz del PP dijera que los Delegados del S.I. y su asesor y presidente del sindicato, le habían manifestado que el Convenio “no estaba negociado”… Tanto la secretaria como el interventor (que han estado presentes en todas las sesiones de negociación) explicaron que el convenio estaba listo para pasar por el pleno porque “no hubo oposición alguna al texto en la última sesión de negociación del 28 de marzo”.

Casualmente, el día siguiente el S.I. presentó un escrito por Registro de Entrada solicitando una nueva reunión de la Mesa Paritaria señalando, entre otras cuestiones, que el convenio no estaba negociado porque aún faltaba por resolver algunos asuntos:

– Vacaciones, permisos y licencias (ya negociado en igualdad de condiciones con el personal funcionario)

– Jornada semanal (ya negociada en igualdad de condiciones con el personal funcionario y con efectos desde el 1 de enero de 2013)

– Trienios (ya negociado el pago con efectos retroactivos desde el 1 de enero de 2013)

– Seguro (ya negociado su aumento)

– Estructura retributiva (ya negociada para una modificación de la RPT)

etc.

 

La aprobación del Convenio era un asunto que iba en el Orden del Día del pleno de ayer, pero a la vista de la solicitud presentada por el S.I decidí dejarlo sobre la Mesa para mantener una nueva reunión.

Incomprensiblemente, el portavoz del PP, sus concejales y Sebastián Bosch, votaron en contra de dejarlo sobre la Mesa; o lo que es lo mismo, se mostraron partidarios de someter a votación un Convenio que ellos mismos (especialmente, Llácer) han querido boicotear en connivencia con no se sabe quién.

El Sindicato Independiente ha pedido una nueva reunión de la Mesa Paritaria y la habrá. No sé qué opinarán sus afiliados y votantes de este retraso injustificable.

Otra cosa bien diferente y detestable, en mi opinión, es el uso partidista que unos y otros están haciendo de un Convenio que beneficia a todos los empleados laborales del Ayuntamiento.

Esas son las coordenadas en las que se mueve el grupo municipal Popular y quienes, desde otros ámbitos, secundan sus “batallitas partidistas”…

 

 

 

 

 

Anuncios