Sábado 4 de octubre de 2014

 

En el pleno del pasado 25 de septiembre, informé de la renuncia del concejal Alejandro Marco a una parte de sus competencias delegadas -que se hizo efectiva el jueves 2 de octubre-, fundamentada en causas familiares y laborales.

Su dedicación, por esos motivos, ya no puede ser la que él siempre ha ofrecido.

No es nada fácil conciliar una reciente paternidad, la organización familiar, labores de gestión pública y política responsables con una dedicación extraordinaria y el trabajo privado de cada uno; especialmente si se trabaja en una empresa privada.

Alejandro mantiene el resto de sus delegaciones, colabora en el área en la que siempre ha trabajado y participa con el resto del gobierno municipal en otras tareas.

Le agradezco enormemente su intenso trabajo durante estos tres años y medio, y confío plenamente en el que ya está desarrollando.

Alejandro me pidió que hiciera pública esta carta suya, una vez hubiera pasado el pleno.

La transcribo:

 

“Tras el último pleno ordinario municipal, celebrado el día 25 de Septiembre y con el fin de anticiparme a cualquier malentendido, veo necesario ofrecer a los vecinos las siguientes aclaraciones:

La concejalía de Cultura y Fiestas ha sido en estos últimos tres años y medio, la responsable política de la mayoría de asociaciones que existen en Rocafort.

Además creamos al principio de legislatura una Bolsa Cultural en la que los vecinos podían hablar directamente con nosotros para exponernos cualquier tipo de proyecto cultural para poder realizarlo aquí, en su localidad.

Esto requiere muchas reuniones con asociaciones, vecinos y proveedores que ocupan un gran número de horas de citas en la agenda. Si a esto le añadimos el trabajo muy intenso de reuniones internas para debatir, programar y coordinar los actos, este tiempo se multiplica.

En el pleno del pasado jueves, la alcaldesa informó de mi decisión, que tomé a finales de Junio de este mismo año y que conocían mis compañeros de Gobierno, para que se hiciera efectiva después de las Fiestas Mayores, de devolver a la alcaldía mis obligaciones como concejal responsable de las áreas de Cultura y de Fiestas.

 La verdadera y única razón de esta decisión es que debido al nacimiento de mi hija y la difícil organización familiar que conlleva, me es imposible atender como se merecen, o como nosotros creemos que se merecen, las diferentes asociaciones, vecinos o proveedores que requieren reuniones o consultas continuas que proponerme.

Esto no supone que me desentienda de mi obligación de concejal. Seguiré trabajando en Cultura y Fiestas, además de ayudar a la alcaldesa y a mis compañeros en las tareas que me encarguen y en la medida que me sea posible.

Con esto quiero disipar cualquier rumor o mentira de quien intente desestabilizar a este gobierno. El grupo municipal socialista y los concejales que formamos este gobierno somos personas honradas que trabajamos en grupo y unidos.

Solo quiero, para acabar, agradecer a todas las personas que han estado ahí conmigo estos años y todo lo que hemos conseguido juntos.

Hemos demostrado que con la mitad de personal y de dinero se puede promover Cultura de calidad y también una actualización acogida con éxito de nuestras Fiestas.

 

Alejandro Marco Pérez

Concejal de Gobierno de Rocafort”

 

 

El concejal del PP, Agustín Aliaga, felicitó a Alejandro Marco durante la última comisión de Cultura (celebrada el 15 de septiembre) por la programación y el éxito de las Fiestas Mayores de este año; también dijo que lo único que no le había gustado fue la actuación de Pedro Reyes.

Nada que objetar.

Sin embargo, en el pleno del jueves 25 de septiembre, una vez supo que Alejandro dejaba una parte de sus competencias, calificó la Fiestas de este año como “pésimas”. 

Negó que hubiera felicitado al concejal, unos días antes, precisamente por lo contrario. 

Hay personas -y Aliaga es una de ellas- que actúan de modo diferente según quién esté presente y el público que está escuchando. Si está su portavoz, este hombre es capaz de negar, con una cabezonería asombrosa, cualquier cosa que haya manifestado con absoluta libertad en otro momento y en presencia de más personas.

El portavoz del PP arremetió contra las Fiestas Mayores de 2014 y utilizó el mismo argumentario que en 2011, en 2012 y en 2013: ni un solo dato que resista el mínimo contraste con la realidad.

Quizá, si hubiera participado como todo el mundo en cada uno de los actos y actividades, su opinión hubiera sido diferente. Pero decidió no hacerlo. Así que, no voy a perder tiempo desmintiendo otra vez sus afirmaciones.

(Mañana domingo, más)

 

 

Anuncios