Sábado 29 de noviembre de 2014

A lo largo de la semana se han sucedido diversos actos que recuerdan que la Violencia de Género, la violencia contra la mujeres, sigue ahí;  que el machismo es un comportamiento que se aprende y que la Igualdad es un valor en retroceso.

 

 

 

 

Contrariamente a lo que cabría esperar, la violencia contra las mujeres se ha extendido ya a las capas más jóvenes de la sociedad.

Educar en valores como el respeto y la igualdad es una decisión política. Defender cómo y en qué se invierte el dinero público en materia de Género, también es una decisión política. ¡Y que nadie se alarme!

Da la impresión de que hay que dejar de lado la política cuando hablamos de problemas sociales, y eso es un grave error.

 

 

 

Defender que la política “no debe entrar” en un problema que afecta al conjunto de la sociedad y que requiere de acciones concretas para resolverlo, es un comportamiento necio que pone a disposición de las corrientes de pensamiento ultra-conservadoras el espacio idóneo para la aplicación de sus principios y que puedan hacerlo, además, en absoluta connivencia con el Estado y en silencio.

 

 

La intervención de la estructura del Estado (poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial), y la de sus administraciones: la general, la autonómica y la local, son intervenciones absolutamente imprescindibles para la resolución del problema. Y eso, guste o no guste, es acción política.

Quienes “se centran” en alejar del discurso político las decisiones políticas, quienes huyen de hablar de Política, son los mismos que la ejercen con el único objetivo de manejar los resortes electoralistas basados en considerarla sucia, aborrecible o anticuada, porque así solo ellos pueden controlarla (y digo “controlarla”, porque es lo que necesitan para garantizarse los votos necesarios). Y eso es detestable.

 

No me sorprende que a los concejales del PP les moleste hablar de política cuando se mencionan problemas sociales como la Violencia de Género. Porque hablar de Política es ofrecer soluciones y dar explicaciones sobre las decisiones que se adoptan.

¿Cómo van a permitir un debate político sobre ese asunto? Si lo hicieran, deberían explicar por qué se han reducido los recursos económicos y humanos públicos para prevenir la Violencia de Género y para luchar contra ella.

Deberían explicar por qué se financian con dinero público los colegios privados que han instaurado la segregación de niños y niñas en sus aulas y los regentados por congregaciones religiosas ultra-conservadoras y por prelaturas personales.

También deberían explicar por qué se ha eliminado la asignatura escolar Educación para la Ciudadanía y por qué consideran “adoctrinamiento político” que el alumnado de los colegios e institutos con financiación pública puedan reflexionar y debatir sobre valores universales y democráticos como la igualdad, el respeto, el pluralismo, la libertad, la convivencia o la responsabilidad.

Pero ya digo, no me sorprende.

Lo que me asombra es que el concejal de IxR, José Antonio González, elija el mismo discurso; matizándolo, es cierto, pero consintiendo el mismo efecto.

También es cierto que en el pleno del pasado jueves, J.A. González, se mostró de acuerdo con la Moción que presentó el grupo municipal del PSPV-PSOE en la que se proponían medidas contra la Violencia de Género; sin embargo,  señaló que “no es necesaria la carga política para defender la responsabilidad de las administraciones en la lucha contra la Violencia de Género”, y eso es un *oxímoron. Es decir, una afirmación que contiene una contradicción en sí misma para provocar un significado diferente.

Vamos, que en **román paladino sería algo así como una postura confusa entre lo que significa la independencia de criterio y lo que es la equidistancia. Y hay asuntos que no permiten la equidistancia.

Eso es lo que me sorprende de un partido político como IxR que se declara progresista y que ha demostrado en varias ocasiones que realmente lo es.

En cualquier caso, bienvenida sea la aprobación unánime de los 13 miembros de la Corporación municipal de una declaración institucional en favor de la lucha contra la Violencia de Género. Una declaración que vuelve a poner de manifiesto la responsabilidad que tenemos que afrontar las instituciones y los ciudadanos para eliminar esa Violencia machista que mata y que aniquila la dignidad de las mujeres y también la de sus hijos.

¿Quién no va estar de acuerdo  con eso? Nadie, absolutamente nadie.

¿Quién va a votar públicamente en contra de eso? Pues nadie tampoco.

Pero, ¿qué está haciendo el Gobierno de España y el de la Generalitat para resolverlo? Realmente, ¿cuántos medios económicos y humanos destinan para atajarlo y en qué condiciones?

¿Cuánto dinero se ha disminuido de las partidas de los Presupuestos Generales del Estado y de la Generalitat para la atención a las mujeres víctimas de la Violencia machista, para los programas de información y prevención en  colegios, institutos, empresas, asociaciones, ONG’s…? ¿Por qué?

¿Por qué ha desaparecido el Instituto de la Mujer? ¿Por qué las actividades educativas en materia de Igualdad y de Derechos se han eliminado de las programaciones obligatorias (la desaparición de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, es el ejemplo) y ha de ser el claustro escolar el que saque tiempo de donde no lo tiene para poder trabajar con el alumnado esos valores fundamentales?

¡Claro que todo eso es hablar de Política! Por supuesto que lo es.

Los que creemos y defendemos la Política (y creo honestamente que IxR se suma a esa postura) seguiremos trabajando para que hayan acciones concretas, que mucho tienen que ver con la ideología, que resuelvan esa lacra social que nos está consumiendo la dignidad.

Porque la Política es eso: una herramienta honesta y necesaria para la acción sobre los problemas que nos afectan a todos. Digan lo que digan quienes tanto anuncian aborrecerla, cuando en realidad lo que pretenden es que seamos los ciudadanos quienes nos apartemos de ella para poder seguir abasteciéndose de votos a costa de nuestra indiferencia o de nuestra impasibilidad.

 ¡Ya me gustaría a mí poder mantener un debate político serio sobre este asunto -¡y tantos otros!- con los concejales del PP del Ayuntamiento de Rocafort!

Pero mientras consideren que “debatir” es atacar, difamar, mentir, gritar y faltar a las reglas mínimas de respeto, el escenario no existe. Y lo lamento, ¡y tanto que lo lamento!

 

Nota: Esta tarde, en la Casa de Cultura a las 19h, el cantautor Paco Damas: “Mujeres en carne y verso”

___________

 

 *oxímoron.

(Del gr. ὀξύμωρον).

1. m. Ret. Combinación en una misma estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significado opuesto, que originan un nuevo sentido; p. ej., un silencio atronador.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

 

**román.

(Del fr. roman).

1. m. ant. Lengua romance.

~ paladino.

1. m. Lenguaje llano y claro.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Anuncios