Viernes 30 de enero de 2015

Por partes, sí.

Hoy, 24 horas después del pleno que se celebró anoche, estoy segura de que nadie de los presentes entendieron qué pretendía decir la concejal del PP, Carla Navarro, que ayer actuó ayer como portavoz de su grupo en ausencia del titular.

En fin, que no fue capaz de construir frases inteligibles: sujeto + verbo + predicado (“María + come +manzanas”)

Como ciudadana, lamento que ayer Navarro volviera a protagonizar un ridículo espectáculo. Como alcaldesa, me avergüenza su comportamiento porque es miembro de esta Corporación municipal en representación de numerosos vecinos.

Pero no está en mi mano corregir sus excesos ni sus groserías ni recomendarle que se exprese de manera comprensible por el bien de todos.

Aunque su comportamiento a lo largo de estos años no ha agotado la capacidad de sorpresa de nadie, anoche volvió a rebasar los límites que habíamos creído superados en sesiones anteriores.

Sé que en muchos ámbitos preocupa -y mucho- su conducta; pero debería preocupar aún más, si cabe, su magisterio: la cohorte que la secunda promete tomarle la delantera y anoche, todos los que estábamos presentes pudimos comprobarlo.

Llácer&Navarro no están solos en sus actitudes despóticas, en sus faltas de respeto, en su descortesía institucional y en su discurso difamatorio.  El resto de concejales de su grupo (Aliaga, Fernández y Ortega) ya están en disposición de aventajarles y eso tampoco es una buena noticia.

 

 

Nota: 

Ante la dificultad de trasladaros los argumentos (?) empleados por Carla Navarro para votar en contra de la propuesta de Seguridad Vial y de las Modificaciones Presupuestarias y los empleados por Carmen María Fernández para votar a favor de la modificación de las Bases del Presupuesto, os remito al vídeo del pleno (www.rocafort.es)

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios