Miércoles 11 de marzo de 2015

 

En el pleno del pasado 4 de marzo, los hechos aclararon por sí solos a quién beneficiaba forzar la anulación de la sesión ordinaria que debió celebrarse el pasado 26 de febrero.

Quien desconfiara de que podría tratarse de una treta (tal y como afirmé aquí mismo), tiene a su disposición los vídeos de ambas sesiones.

Sin embargo, lo que importa es que el acuerdo adoptado -con el voto en contra de los concejales del PP y la abstención de IxR- permitirá destinar una parte del superávit conseguido en 2014 a inversiones necesarias.

Haber podido pagar en menos de 3 años la deuda contraída entre 2006 y 2011 (¡y los intereses al 6%!), desahoga aún más la hacienda pública municipal y no hay razón ya para destinar el superávit a pagar en primer lugar a los bancos, tal y como obliga la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Así que, ¡manos a la obra!:

El párquin de l’Escoleta municipal lo convertiremos en un espacio de esparcimiento apto  para que los niños y niñas puedan disfrutarlo en actividades comunes al aire libre.

¡Por fin!, podremos arreglar más aceras, bachear calles que llevan muchos, muchos años, sin mantenimiento e implantar badenes (sujetos a la normativa de tráfico) en las vías que los necesitan.

Y solucionaremos un problema de protección de datos en el ayuntamiento, cuya primera advertencia al entonces concejal de Hacienda (Llácer) se le hizo, por parte de la intervención municipal, en ¡…2005! (Sí, cuando el dinero entraba a espuertas en el ayuntamiento y no había límites para gastar lo que se ingresaba)

 Hay que señalar que se celebró una comisión extraordinaria de Urbanismo para que los concejales conocieran las actuaciones que se iban a llevar a cabo y completarlas con sus aportaciones. Así lo hicieron los concejales José Antonio González (IxR) y Sebastián Bosch (concejal no adscrito). El portavoz del PP, que había pedido la celebración de esa comisión a la hora que él mismo fijó, para conocer los pormenores de esas inversiones, ni siquiera disculpó su ausencia de la misma ni tampoco acudió ningún otro concejal del PP.

En el pleno, Llácer argumentó su voto en contra de estas actuaciones, señalando que para el PP es más importante destinar ese dinero a terminar la Casa Bou (¡!) que a invertir en las mejoras de la Escoleta, de las vías públicas; y en la seguridad y protección de los datos que almacena el ayuntamiento.

¡Ver para creer!

 

 

Anuncios