La Cultura fue una de las áreas más castigadas por el PP durante sus dieciséis años de gobierno municipal (hasta junio de 2011). La pusieron a su servicio, convirtieron la Casa de Cultura en un gran contenedor de nóminas y colocaron al frente de ella a una persona que solamente podía acreditar el certificado de escolaridad.

La vida de la Casa de Cultura y en la Casa de Cultura la relaté aquí mismo en muchos posts  durante los años 2007, 2008, 2009, 2010 y 2011. Esa historia reciente y durísima está al alcance de todos; basta con poner en el buscador del blog: Casa de Cultura, o bien, contenedor de nóminas, o pagos Casa de Cultura… para no olvidar qué fue capaz de hacer el concejal de Cultura y de la “Guardería” (y también de Hacienda entre 2003 y 2011), Alejandro Llácer, y a cambio de qué.

De verdad que os recomiendo la lectura porque hay que saber dónde estábamos para reconocer cuánto hemos avanzado juntos en apenas cuatro años.

 

Y sí, hay Cultura.

Nos hemos acostumbrado, ¡por fin!, a encontrarnos en exposiciones interesantes, a reírnos juntos, a escuchar música y a comparar diversos estilos. A descubrir apuestas diferentes, a ver teatro, cine, musicales, monólogos, asistir a conciertos o escuchar poesía.

Sí, +Cultura. Eso hemos hecho con muchos menos recursos económicos y de personal. Y lo hemos hecho con imaginación, con ganas, con la colaboración de las asociaciones y con mucho trabajo.

Lo hemos hecho porque la Cultura no es un objeto de lujo sino un bien púbico que hemos de cuidar y fomentar también desde el Ayuntamiento y porque la Cultura es un motor del comercio local y de la economía.

A lo largo de estos cuatro años, hemos creado una oferta amplia y variada que respondiera a los diversos gustos que alberga una sociedad plural como la nuestra. Sin sectarismos.

Hemos priorizado las actuaciones de músicos, cantantes, bailarines, escritores, actores y actrices de Rocafort porque aquí hay talento y mucho; hemos aprovechado diferentes espacios para disfrutar la Cultura también en la calle; hemos consolidado una planificación anual fidelizando públicos, incorporando calidad e innovando. Y basta consultar las actividades de 2012, 2013, 2014 y lo que llevamos de 2015, para comprobar que año tras año ha ido reforzándose una programación estable casi coincidente con las estaciones: Navidad, Primavera, Fiestas mayores y noviembre.

 

 

 

El concejal de Cultura del PP entre 2007 y 2011, Alejandro Llácer, gastaba anualmente 130.000€ aproximadamente, solo en “actividades culturales” que nadie podemos recordar.

Alejandro Marco, el concejal de Cultura del gobierno socialista entre 2011 y 2015, ha destinado una media de 50.000€ al año en un sinfín de actividades y muchas de ellas inolvidables.

Sin ir más lejos, la del pasado viernes 15 de mayo: el formidable musical “Dancing Las Vegas”, co-protagonizado por Mireia García Aguilella, vecina de Rocafort.

Un espectáculo en el que trabajan 40 personas y del que disfrutaron más de 1.300 en la plaza Mayor. ¿Su coste para el ayuntamiento? 4.270€ (IVA incluido)

(Y ahora, cualquier rectificación respecto a las barbaridades que han corrido en las redes sociales a través de perfiles anónimos y de partidos políticos locales, sería de agradecer)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios