Sábado 11 de julio de 2015

El jueves se celebró el pleno de Organización del Ayuntamiento.

El público que llenaba a rebosar el salón, comprobó que la gobernabilidad no va a ser fácil; existe una disposición irracional a batirla a cualquier precio.

Y el precio es muy alto.

De los siete puntos que exigían votación, la oposición (PP, C’s e IxR) votó en contra de los dos únicos que afectan directamente a la alcaldía:

  1. La frecuencia de las Juntas de Gobierno Local
  2. La creación del puesto de funcionario eventual para el gabinete de alcaldía. 

1.1. Como alcaldesa, he delegado en la Junta de Gobierno Local (JGL)  todas las competencias que permite la ley, porque de ese modo se corrige un sistema de gobierno excesivamente “presidencialista” para convertirlo en un órgano colegiado de gobierno en el que participan todos sus miembros. 

Eso comporta que la JGL se reúna una vez a la semana para tramitar, analizar, gestionar y dar salida a los expedientes de: Autorización y Reconocimiento de las obligaciones de pago iguales o superiores a 6.000€ y hasta el límite que corresponde al pleno (3millones de euros o más); bases para la selección de Personal y concursos de provisión de puestos de trabajo; instrumentos de planeamiento, gestión urbanística y proyectos de urbanización; licencias urbanísticas; organización de los servicios administrativos; licencias de aperturas y ambientales; contratación de personal laboral; instrucción de expedientes disciplinarios y apercibimiento preventivo al personal; órgano de contratación para contratos de obra, suministros, servicios de gestión de servicios públicos, contratos administrativos especiales y privados, con un importe igual o superior a los 6.000€ y hasta el límite que corresponde al pleno; adjudicación de concesiones y adquisición de bienes muebles y enajenación del patrimonio, cuyo valor no supere el 10% de los recursos ordinarios del presupuesto.

 Esas y bastantes más, que no están incluidas aquí porque la alcaldía no puede delegarlas, son las competencias de la alcaldesa de Rocafort.

Impedir que la JGL se reúna semanalmente para que esos asuntos se tramiten, se analicen y se gestionen con celeridad, es entorpecer el funcionamiento de la maquinaria municipal y repercute muy seriamente en el servicio que se presta a los vecinos y a los ciudadanos en general.

Y eso es lo que decidieron ayer los concejales de la oposición.

VOTACIÓN Y EXPLICACIÓN DE VOTO:

José Antonio González, concejal de IxR, defendió su voto basándose en un cálculo económico. Votó en contra porque los concejales que tenemos responsabilidades de gobierno podríamos llegar a percibir hasta 160€ brutos/mes por asistir a cuatro JGL. No como salario, sino por asistencias a un órgano de gobierno colegiado.

Olvidó que él sí estuvo cobrando un  salario como concejal de la oposición de 300€/mes, durante doce de los dieciséis años que fue alcalde Sebastián Bosch

Olvidó que en el pasado mandato municipal, entre el 1 de enero de 2012 y el 1 de junio de 2015, él ha percibido por asistencias una media de 204€/mes como concejal de la oposición y que la media por el mismo concepto de los concejales con responsabilidad de gobierno ha sido de 191€/mes.

Guillermo José Gimeno, portavoz de C’s, señaló que él y su compañero de grupo municipal, Chimo Riberadesconocían todavía el funcionamiento del ayuntamiento; y tienen toda la razón porque para conocer la administración local, su funcionamiento, sus limitaciones y los recursos con los que cuenta el ayuntamiento, se necesita tiempo y reflexión.  

Sin embargo, y a pesar de haber declarado públicamente su desconocimiento, ambos votaron en contra de este punto; prejuzgaron un asunto sin saber todavía (como él mismo señaló) lo que significa para el funcionamiento interno del Ayuntamiento. Quizá lo sensato hubiera sido abstenerse.

Carmen María Fernández, portavoz del PP, también se opuso a que la JGL se reúna semanalmente. Insistió en que el gobierno municipal debe reunirse y trabajar todos los días y todas las horas que haga falta; pero que la JGL no necesita convocarse semanalmente.

Confundió las funciones legales de la JGL, sus competencias y su funcionamiento, con el trabajo diario de los concejales.

Como argumento para oponerse, utilizó el hecho de que durante el último año he avocado (recuperado) en numerosas ocasiones competencias delegadas en la JGL y he firmado muchos decretos. Cometió un error porque precisamente ese argumento es el que avala la necesidad de que se celebren semanalmente.

A los hechos me remito: IxR y el PP aprobaron hace aproximadamente un año que las JGL se celebraran cada quince días y fue entonces cuando me obligaron a recuperar muchas de las competencias delegadas en ella; competencias que han de resolverse a través de decretos/resoluciones de la alcaldía.

De nada sirvieron los argumentos de los portavoces del PSPV-PSOE, Felipe Zayas, de Guanyem Rocafort, Carlos Errando y de CompromísEduard Comeig. Argumentos razonados y razonables que explicaban la conveniencia  de esa convocatoria semanal para agilizar los trámites administrativos y el servicio, por tanto, a los vecinos.

2.1 Quienes siguen este blog o revisan los plenos de los últimos cuatro años, conocen la falta de personal que existe en el ayuntamiento y las dificultades impuestas desde diciembre de 2011 por el Gobierno de España para conformar una plantilla suficiente.

La Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la administración local (LRSAL, diciembre de 2013) determinó que el ayuntamiento de un municipio como el nuestro solo podía contratar 1 funcionario eventual, a partir del 30 de junio de 2015.

Ese puesto está adscrito a la alcaldía y realiza funciones de apoyo, organización, coordinación y seguimiento de los asuntos de la alcaldía, del gobierno municipal, de las relaciones de la alcaldía con el resto de la Corporación, con los vecinos, con otros ayuntamienos y con otras instituciones.

En el ayuntamiento siempre ha habido 2 personas ocupándose de esas funciones. Nunca han votado en contra los grupos municipales, porque siempre se han considerado necesarios esos puestos. Y lo son.

Entre junio de 2011 y el 12 de junio de 2015, también las hubo. Una de ellas destinada a la Casa de Cultura y la otra a la alcaldía.  Sin límite de horario; trabajando sábados, domingos y festivos, siempre que ha sido necesario. En cuatro años, no han disfrutado de sus vacaciones completas y han perdido la mayoría de los días de libre disposición que sí tienen el resto de empleados públicos.

VOTACIÓN y EXPLICACIÓN DEL VOTO:

José Antonio González (IxR) defendió en junio de 2011 la creación de esos dos puestos.

A lo largo de estos cuatro años ha comprobado lo necesarios que son y el enorme trabajo que desempeñan.

En este nuevo mandato municipal, la LRSAL solo permite la creación de uno (no hay que olvidar que el Gobierno de España mantiene la prohibición de aumentar las plantillas de personal, excepto en este caso) Y esa es la propuesta que presenté al pleno el jueves: 1 puesto de funcionario eventual adscrito a la alcaldía.

González votó en contra. Señaló que no es necesario (?) y que, en todo caso, con una dedicación de media jornada es suficiente.

¿Razones?: ninguna. ¿Justificación?: un ahorro anual de unos 9.000€ que permitiría contratar a tres personas durante tres meses.

Ya que se prioriza el cálculo demagógico para impedir la creación de un puesto de trabajo imprescindible, es necesario un cálculo económico y social real: ese dinero permite tener trabajo doce meses y durante cuatro años.

Guillermo José (C’s), explicó su desconocimiento acerca de la necesidad o no de ese puesto; señaló, sin embargo, que algunos empleados municipales le habían convencido de que sí era conveniente.

A pesar de eso, anunció que votaría en contra porque la línea de su partido a nivel nacional era eliminar esos puestos y porque “… me parece bien lo que dice el concejal de IxR

Carmen María Fernández (PP),  se sumó al discurso de IxR.

Ninguno de los tres, IxR-PP-C’s, atendieron las razones desgranadas por Felipe Zayas, Carlos Errando y Eduard Comeig.

Como alguien resumió aquella noche, “la pinza” es una realidad.

Anuncios