Martes 29 de septiembre de 2015

 

…y hoy ya es 29 de septiembre.

Salvo acordar por unanimidad y en riguroso directo que “un vaso es un vaso y un plato es un plato“; avergonzarnos -casi unánimemente- de que sea un periodista quien le explique al presidente del Gobierno en qué consiste la nacionalidad española… ¿y la europea?…, ¡también!

Salvo comprobar que lo del domingo era lo que era, porque el mismísimo ministro de Asuntos Exteriores de España aceptó un debate con el número 5 de una candidatura y todo un ex-Jefe de Estado, presidente de la República de Francia, hubo de acompañar al presidente Rajoy…

Salvo sorprendernos -una mayoría nada desdeñable- de que sea el ministro de Justicia quien haya explicado hoy las razones por las que la Fiscalía ha actuado de una manera y no de otra (¡Montesquieu, vuelve!)…

Salvo reconocer esas perogrulladas y abrigar la esperanza de que a mediados de diciembre se pueda disolver tanta estupidez y tanta mezquindad…

Salvo eso y poco más, confirmar que es 29 de septiembre, que sigue lloviendo y que este año no ha habido “veranillo de san Miguel”, resulta casi increíble.

Por no ayudar, ya no ayudan ni las tradiciones.