Jueves 15 de junio de 2017.

 

Hace un par de días, el periodista Antonio Navalón (@antonio_navalon) escribió un artículo de opinión sorprendente en el diario El País. Lo tituló “Millennials: dueños de la nada”

Las generaciones millennials o mejor, mileniales -en castellano-, son aquellas nacidas a finales del milenio anterior y que hoy no superan los 35 años.

 

Resultat d'imatges de millennials humor

 

 

O sea, los jóvenes de siempre. Los que fuimos, los que son y los que serán.

Navalón, igual que yo, nació en la década de los 50 del siglo pasado y, como es natural y muy oportuno, a su alrededor hay mileniales; de lo que ya no estoy tan segura es de que conviva con esas generaciones y de que se haya permitido conocerlas.

La dureza innecesaria de su artículo y muy especialmente, el desprecio que destila, me impresionó. Seguramente porque vivo y convivo con mileniales cuyos errores y éxitos no solo me interesan sino que me atañen.

Una actitud excluyente como la suya me impresiona, sí: por la vejez aburridísima en la que se ha instalado.

 

 

 

 

Anuncios