Sábado 26 de enero. 2019

Ayer escuché que el parlamento de Murcia ha reconocido a Guaidó como presidente interino de Venezuela y que el PP presentará mociones en el mismo sentido también en todos los ayuntamientos, en las diputaciones y en las asambleas legislativas de España.

Hace falta ser un paleto político o un manipulador consagrado -como es el caso- para montar semejante estupidez.

Aunque analistas solventes en materia de política exterior exponen que ese tipo de gestos amplía todavía más la incultura política que sufrimos en este país, la bravata recorre España con una facilidad pasmosa.

A lo largo del día, personajes funestos para la política valenciana y española como González Pons, afilaron sus discursos convencidos de que insultar nuestra inteligencia no tiene importancia, si se compara con lo que pretenden ganar a cambio.

Resultat d'imatges de manipulación
Fuente: Infobae

Promover que un parlamento territorial o que un ayuntamiento adopten decisiones que exceden a sus competencias, es francamente ridículo y dice mucho y malo de quien impulsa ese tipo de acciones.

Durante algunos años escuché con frecuencia, aquí en Rocafort y en el ámbito municipal, que «en el pleno del ayuntamiento reside la soberanía popular para tomar las decisiones que estime oportunas» 

Invertí tiempo y esfuerzos para explicar que la soberanía popular reside únicamente en la Cortes Generales, y que el pleno de un ayuntamiento (o de cualquier asamblea legislativa), resuelve únicamente asuntos de su competencia. Sin embargo, la bravuconada de trasladar el lenguaje parlamentario a un ayuntamiento y de convertir un pleno municipal en el del Congreso de los diputados, era – y sigue siendo- demasiado golosa para que desistan de ella quienes entienden la política como un escenario para el juego en el que engordar discursos simplistas, viscerales y populistas, suma votos.

Ningún ayuntamiento ni ningún parlamento autonómico (asamblea legislativa) puede aprobar enmiendas, acuerdos o mociones, sobre asuntos que nada tienen que ver con sus competencias. Y, evidentemente, la política exterior es un asunto de Estado que excede en mucho a las competencias municipales y autonómicas.

Que el Parlamento de Murcia haya reconocido a Guaidó; y que el PP anuncie que seguirá presentando mociones en ese sentido en todos los ayuntamientos y en el resto de parlamentos autonómicos, es un ejemplo más de las traiciones institucionales con las que están sembrando su actividad política (en el Senado, llevan cometiéndolas desde hace meses)

Los ignorantes en política -que los hay- pueden incurrir en graves errores pero también pueden demostrar su voluntad de enmendarlos. Porque la ignorancia ni es irremediable ni es vergonzosa. Basta con tener interés de aprender y demostrarlo, de lo contrario, la ignorancia se convierte en soberbia. Y tener que enfrentarse a un político ignorante, encantado de serlo y crecido en la soberbia precisamente por serlo, es difícil de aguantar.

Pero no es el caso. Estamos hablando de manipuladores consagrados. De hombres y mujeres que ejercen la política elaborando su discurso desde las vísceras para revolver las vísceras de quienes les escuchan y así convertirlos en soldaditos de plomo, al servicio de sus intereses estrictamente partidistas y electoralistas.

Resultat d'imatges de pablo casado sobre un coche
Fuente: ElDiario.es

No les importan las instituciones ni los símbolos ni el terrible dolor con el que conviven las víctimas de delitos ni lo que ocurra en Venezuela… Nada les importa salvo seguir sumando “soldaditos de plomo” a su innoble causa.

Anuncios