Buscar

Blog de Amparo Sampedro Alemany

ESCRIBIR PARA PENSAR

Etiqueta

2007

Accidente en la piscina

Martes 19 de junio de 2007

Han pasado tres días desde que ocurrió el accidente en la piscina. Afortunadamente la niña se recupera y abandona la UCI. Sigo el eco que se hace en la prensa escrita y en la radio de lo sucedido. La calle también habla.

No recibimos ninguna noticia del asunto por parte del máximo responsable municipal. Hubiera sido un gran gesto (lo creo de verdad). No esperamos más: solicitamos por escrito información detallada de lo sucedido, y acceso al expediente de contratación correspondiente.

De paso, nos interesamos por la famosa pancarta instalada en la plaza de España desde el 28 de mayo. Pura curiosidad: quién concedió el permiso y hasta cuándo.

Anuncios

Cortesía

Lunes 18 de junio de 2007

Visito las oficinas municipales, el colegio San Sebastián, la Casa de Cultura y el Centro de Día. (La cortesía es importante; fundamental -diría yo- en la práctica política)

Creo en la frase que repito a los trabajadores cuando me presento, “estoy a vuestra disposición porque comparto con vosotros el hecho de ser una trabajadora al servicio de la administración pública”. Hay agradecimiento en muchas miradas, pero también hay sorpresa. A mí lo que me sorprende es la cinta publicitaria del PP de Rocafort del “porta-móviles” que luce alguien en sus labores de atención al público.  Sonrío.

Solicitamos por escrito una información que no fue presentada -como es preceptivo, de acuerdo con el artículo 36.2 del ROF- durante el pleno de constitución del ayuntamiento: el inventario del Patrimonio de la Corporación. Quizá fue un olvido.

Oposición: primer día

 Sábado 16 de junio de 2007. [Ayer viernes hubo un grave accidente en la piscina municipal]

12 del mediodía: constitución del Ayuntamiento y elección del Alcalde. Promesas y juramentos, y la Constitución (¡qué sufrida es!)

Jornada solemne. Amabilidad y buenos propósitos, pero no hay sol.

8 de la tarde: Intercambio de bandas de música juveniles en la plaza de España. (Una llama de teléfono me informa de que el concierto ha empezado; la convocatoria que recibí contenía un error en la información del horario. Lo que se anunciaba a partir de las 10 de la noche, estaba celebrándose ya. Vuelo hacia la plaza)

9 de la tarde: Cena de Cáritas en la plaza. (Me desconcierta la actitud de una ex-concejala y de su marido cuando me dispongo a ocupar mi sitio en la mesa reservada para el ayuntamiento, y ellos abandonan muy airados el lugar. No entiendo a qué se debe su impertinencia. Olvido el asunto. Acaban de llegar Ana Llorens y Pilar Núñez, y compartimos un rato agradable.)

Pero no hay sol.

Cuaderno de bitácora

Cuaderno de bitácora (Real Academia Española de la Lengua)

1. m. Mar. Libro en que se apunta el rumbo, velocidad, maniobras y demás accidentes de la navegación.

Algunas de mis responsabilidades, por dentro…

Un amigo me dijo ayer que debí quedarme dormida en la siesta placentera que anuncié en mi anterior entrada. Aunque la emoción de la final del Roland Garros no debía permitírmelo, es cierto que suelo sucumbir al rítmico peloteo de los jugadores.

Han pasado varios días y no han dejado de sucederme cosas.

Mi hija ha aprobado 2º de Biotecnología, y ahora mismo vive inmersa en la preparación de un examen de Álgebra que me tiene encogido el estómago. Y ya no tanto por ella -que también- sino por mí misma y por esa angustiosa somatización a la que me someto libremente cuando hay algo que le atañe a ella y en lo que no puedo intervenir para aliviarla como merecería. Inevitable, ¿no es cierto?

He preparado la dirección de una sesión para un Máster en Dirección de Empresas Consultoras en Protocolo, Gestión de Eventos y Congresos, Comunicación y Relaciones Institucionales, al que me han invitado a participar en los próximos días.

Mientras tanto, he trufado mi día a día con mi trabajo habitual fuera de casa, con mi trabajo en casa (¡verano! armarios, limpieza a fondo de la cocina, jardín, cortinas…), con mi trabajo en el partido en el que milito, con mis lecturas, con tertulias -demasiado cortas- con los amigos de siempre…

Pero de lo sucedido, hubo algo especialmente trascendente para mí: el sábado 16 de junio prometí mi cargo como concejala del ayuntamiento. Si trascendente es aquello que traspasa los límites de lo que se conoce hasta el momento, para mí lo será.

Quizá sea cierto que el tiempo, cuando nos va invadiendo sin la mesura que preferiríamos, convierte las acciones a las que nos entregamos por decisión personal en materia más noble e intensa de la que cabría imaginar.

Quizá.

Con ello no pretendo desmerecer aquellas que hemos llevado a cabo en otros momentos de nuestra vida porque no sería justa, ni siquiera conmigo misma.

Ahora bien, hoy por ejemplo, muchísimos años después de muchísimas cosas sucedidas, soy más libre -probablemente-, y difícilmente me acomodo al gusto y a la voluntad de quienes menosprecian la Razón, hurtando a la sociedad el debate legítimo de las ideas,  mientras huyen despavoridos del diálogo y se cobijan cobardemente en la demagogia, y en el abuso del poder del que disponen a su antojo.

De eso, también estoy segura.

WordPress.com.

Subir ↑