Buscar

Blog de Amparo Sampedro Alemany

ESCRIBIR PARA PENSAR

Etiqueta

2009

La Red y sus cosas

Campaña Electoral, Europeas 2009:

 

Lo que importa no es lo que piensan, ni lo que dicen; lo que importa es lo que van a votar:

 

Y piensan estas cosas, y las dicen; y saben lo que van a votar: (micrófonos indiscretos)

 

 

Por ellos, y por ellas; por nosotros y por lo que nos jugamos:

 

Quienes nos metieron en este bache, no son la solución para salir de él:

 

Anuncios

¡Gracias, Mayor Oreja!

25 de mayo de 2009, lunes

Gracias, gracias, gracias.

La intervención de Jaime Mayor Oreja esta noche en el cara a cara que ha mantenido con el cabeza de lista del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, ha estado exenta de envoltorios “pseudo-liberales”

Se agradece mucho que el candidato del PP se presente tal y como es él mismo, y el partido al que representa. Y se agradece no tener que escuchar cantos de sirena, sino oír el discurso ultra-conservador que de verdad comparten muchos -demasiados, lamentablemente- de los líderes (y de la tropa) de la derecha actual en España.

Familia Única, modelo Único, pensamiento Único. Único discurso, Única salida. Uno. Uno. España Una, Grande y Libre (de los agentes distorsionadores de los valores Únicos)

Nada de recursos teatrales, ni de efectos especiales: a lo hecho, pecho. Los valores tradicionalistas (que no tradicionales) de la España de “charanga y pandereta” que con tanto acierto describió Antonio Machado, expuestos sin ambages en el año 9º del siglo XXI y enmedio de una crisis financiera, económica y social que está desmontando las viejas recetas del neo-capitalismo furibundo de  Milton Freedman.

Un programa Único muy clarificador: ausente de espríritu conciliador, bravucón en aspectos incuestionables de la ideología ultra-conservadora y ultra-católica, e inamovible en los principios del ultra-liberalismo económico.

A saber:

Control sobre el mercado: nada

Control sobre la especulación y los especuladores: nada

Control sobre el suelo y las consecuencias de su liberalización total en la pérdida de calidad de vida: nada

Control de los efectos del cambio climático: nada

Control sobre la responsabilidad social compartida: nada

Control sobre la vida privada de las personas: absoluto

Control sobre la libertades individuales y públicas: absoluto

La ley divina, al Código Penal.

¡Uf, qué alivio. Mil gracias, D. Jaime!

¡Vamos, anda!

22 de mayo de 2009, viernes

Leo en los medios una noticia que espanta: el PP pide el voto en las europeas para “aliviar” el sufrimiento de Camps.

O sea, que no se trata de que los votantes se identifiquen con un programa político determinado, o que defiendan una Europa más acorde con el ideario de cada uno; se trata de “bendecir” con miles de votos la imputación del representante ordinario del Estado en la Comunidad Valenciana, en una presunta trama de corrupción. Se trata de “advertir” al Tribunal Superior de Justicia, que está estudiando la causa, de que los votos conseguidos en las urnas laminan cualquier acción judicial…

¡Ah…, horror! ¿¿Se trata de convalidar a través de las urnas una conducta presumiblemente indecente y reprobable; y de convertir en cómplices a los ciudadanos que depositen su voto a favor del PP??

¡Vamos, anda! ¡Flaco favor estamos haciéndole al Estado de Derecho y a nuestra dignidad como ciudadanos libres, si optamos por recurrir a los votos para justificar comportamientos anómalos!

Quienes opten por elegir al PP, han de hacerlo con libertad absoluta y con conocimiento de causa, y no como una “penitencia” que han de cumplir para que algunos de sus líderes eviten el “examen de conciencia”, y puedan celebrar el “perdón de sus pecados”.

Después de leer lo que he leído en la prensa de hoy, descubro que yo misma confío más en la madurez y en el sentido democrático de la mayoría de los electores del PP que su propio partido

Será porque no concibo la militancia política como una soga que maniata el ejercicio libre de pensar, de reflexionar y de decidir responsablemente. Será porque no me da miedo la discrepancia, y acepto con absoluta naturalidad democrática el debate sobre las ideas y los comportamientos.

Será por eso por lo que sigo preguntándome ¿quién defiende al PP del PP?,  y me descorazona la tesitura en la que la dirección de ese partido ha comprometido a su militancia.

El esmoquin de la Ministra: un debate estúpido

9 de enero de 2009, viernes

Pedro J.Ramírez, director del diario “El Mundo”,  el pasado 7 de enero arremetía de este modo contra el vestuario elegido por la Ministra de Defensa, Carme Chacón, para asistir a su primera Pascua Militar:

Carme Chacón

(foto: Cordon Press)

“La ministra de Defensa dio ayer la nota al acudir a la Pascua Militar con un atuendo y un discurso destinados sólo a llamar la atención, provocar y diferenciarse.

Respecto al vestuario, la Casa Real es clara en sus exigencias de etiqueta (…) El vestuario de la ministra exhibido ayer no sólo no fue el adecuado, sino que evidencia un frívolo deseo de convertirse en el centro de todas las miradas. (…)

Resulta un tanto ofensivo para el resto de asistentes su disposición a saltarse las reglas a su antojo, dando a entender que mientras los demás son unos anticuados o unos conformistas, ella es capaz de vestirse de gala marcando un estilo propio e informal.

(…) Estamos seguros de que cualquiera que haya tenido que acudir a un acto regido por un estricto protocolo habrá sentido el deseo de romperlo unilateralmente y marcar su personalidad imponiendo sus gustos”.              (Diario “El Mundo”, edición impresa del 7 de enero de 2009)

Pero el mismísimo Pedro J.Ramírez, y su esposa Ághata Ruiz de la Prada, entendieron que para asistir a la boda real del Príncipe de Asturias, -un acto regido por un estricto protocolo, evidentemente- la vestimenta que ellos eligieran sí podía marcar su personalidad imponiendo sus gustos personales.

¡Qué gran milagro es la Red!

Aparte de las pruebas que desbaratan las ridículas afirmaciones escritas por Pedro Jota en su editorial, queda el mal sabor de boca que me provoca comprobar de nuevo que el debate se centre -en el caso de las mujeres que ocupan altas responsabilidades de gobierno- en su fondo de armario.

La etiqueta que marca algunos de los actos oficiales más solemnes -y la Pascua Militar es uno de ellos- contempla la presencia de las mujeres en tanto cónyuges de sus esposos. Todo la literatura escrita al respecto hace mención únicamente a ese caso. ¿Por qué? Pues porque nunca hasta ahora había existido el hecho contrario. Es decir, que una mujer llevara el peso de ese acto.

El Protocolo oficial, y muy especialmente las reglas tácitas que lo sustentan, avanza con la misma lentitud que lo hace el cuerpo legislativo de un Estado, con respecto a la agilidad con la que la sociedad en general admite y adopta  sin demasiados reparos hechos novedosos que suceden a diario.

Hace algunos años, cuando por primera vez una mujer ocupó la alcaldía de Valencia, Clementina Ródenas, se dieron algunos hechos que hoy se guardan en el anecdotario de la época. La alcaldesa acudió a un acto militar que se celebraba en Valencia, y el oficial encargado del protocolo, con suma delicadeza, la acompañó a la grada donde se encontraban las esposas de los oficiales y de los mandos. Con su mejor intención, aquel buen hombre pretendía que la sra. Ródenas se encontrara cómoda y en su salsa, es decir, rodeada de mujeres.

Y olvidó, sin darse cuenta -porque no era lo habitual, lo “normal”-  que en aquel momento no sólo era una mujer sino que, por encima de ello, era la alcaldesa de Valencia. Evidentemente, el oficial rectificó cuando Ródenas le agradeció su intención, y le recordó con una sonrisa que ella era la alcaldesa.

Afortunadamente, hemos ido sobreponiéndonos a la realidad y eliminando tradiciones que ya son absurdas.

Cuando vimos por primera vez a la Ministra Chacón pasando revista a las tropas, embarazada y con pantalones, nos quedamos pegados a las pantallas de TV; y cuando escuchamos aquel “Capitán, ¡mande firmes!”, supimos que desde ese momento cambiarían aún más cosas.

Por eso, cuando observo en un periódico de gran tirada  la intención de su director de abrir un debate tan estúpido como el que ha pretendido, sé que queda mucho por hacer. Y que la labor es de todos y de todas.

WordPress.com.

Subir ↑