Buscar

Blog de Amparo Sampedro Alemany

ESCRIBIR PARA PENSAR

Etiqueta

2016

Involvidable 2016

Jueves 29 de diciembre de 2016.

Días espléndidos con los que se despide 2016.

En mi caso -para qué negarlo- un año especialmente duro. Correoso, difícil, tortuoso. Demasiadas veces sobrecargado de asombrosas actitudes, de gestos innecesarios y de tristes certezas.

Inolvidable 2016, en definitiva.

 

Resultat d'imatges de mochila de la vida

 

Ahora, en la quietud de mi casa, esparzo sobre una mesa limpia el contenido de mi mochila: ahí están el trabajo incansable, las noches en vela, el sonido del móvil de madrugada, los debates útiles y los que sabía estériles de antemano; los problemas reales y los impuestos, las dudas razonables y las que no lo eran; los obstáculos ciertos y los inoculados. Las discrepancias disueltas con acuerdos mezquinos. Los días alegres y la radiante oportunidad de vivirlos. Los éxitos de todos, los problemas resueltos y tantas pruebas superadas. El cariño de mucha gente y sus miradas cómplices. Las despedidas y los abrazos llorosos. La suerte de haberos conocido, de que me queráis y la certidumbre de quereros. El regreso pausado a mi vida, con mi familia y conmigo a solas.

El tiempo ganado a todos esos días y a sus noches. De nuevo los libros sobre mi mesilla, la sala de un cine para mí sola, una playa siempre cerca, mi familia a un paso sin renunciar nunca más a sus llamadas, y los amigos. Devuelta a casa o de vuelta a casa, que es lo mismo porque así lo he decidido.

Ya véis, de 2016 me llevo una mochila bien cargada. Otra más que añadir a mi vida.

 

Resultat d'imatges de mochila cargada

 

En cualquier caso, enormemente agradecida por lo vivido y lo aprendido.

Va a suceder, otra vez

Miércoles, 21 de diciembre de 2016

 

Resultat d'imatges de navidad 2016

 

Todo listo. Hoy ha entrado oficialmente el invierno. Mañana el sorteo de la Lotería. Neveras bien provistas, los dulces en la despensa y una bodega apetecible.

Días que nos brillan en los ojos, vísperas atolondradas.

Tiempo de regalos y de olvidos significativos -algunos imperdonables.

 

 

La Navidad va a suceder, otra vez. Nosotros somos quienes la hacemos única cada año. No deberíamos olvidarlo.

 

 

 

El pellizco de la Navidad

Domingo, 4 de diciembre de 2016

 

Resultat d'imatges de navidad 2016 tendencias

Cuando observas de cerca el mes de diciembre, ya no hay solución: estás atrapada en la Navidad.

No la aborrezco ni tampoco tengo “cuñaos sabe-lo-todo” que conviertan las reuniones familiares en un suplicio. Al contrario, estamos bien juntos y nos sigue emocionando el Adeste fidelesCocinamos con cariño, disfrutamos compartiendo mesa y mantel y bebemos sin que nadie se despeñe.

Hablamos, curioseamos, debatimos sin que haya angustia vital que nos obligue al desparrame y los seis nietos de mis padres siguen llamando a gritos a Papá Noel, como cuando eran pequeños y yo les aseguré que esa era la única manera de hacernos visibles.

Mi hija, desde muy pequeñita, aprendió a llamarle y, cuando sus enormes ojos brillaban y su dedito me señalaba las luces del puerto mientras balbuceaba su asombro, la Navidad me daba un pellizco. A su vocecita se unieron con los años las de mis sobrinos Carla, Sofía, Jordi y Catalina, y este año incorporaremos la de Paco. Pellizcos que han ido mordisqueando las navidades de mi vida.

Duelen los pellizcos con los que la Navidad quiere rescatarnos porque ofrecemos una resistencia racional a aceptar que lo que significó para nosotros hace años, es irrecuperable.

Con los años he aprendido que no existe el espíritu navideño. Y que lo que conservo es el sentimiento entrañable de una emoción antigua que mis padres, mis abuelos y mis hermanos me enseñaron a reconocer. Una emoción limpia y asombrosa que, con el tiempo, alumbró un íntimo sentimiento de agradecimiento hacia todos y cada uno de ellos.

Eso es mi Navidad, agradecimiento. Resulta vano su pellizco para rescatarme, porque mi tiempo de Navidad es lo que mi voluntad y mi memoria ahora no están dispuestas a borrar. Nunca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Canvi!

Divendres, 2 de desembre de 2016.

 

Durant més de deu anys, el meu blog no ha canviat la seua aparença… fins ara.

 

 

Resultat d'imatges de pensar

 

Porte un parell de dies pegant-li voltes perquè deu anys en són molts i més encara si des del 2006, quan el vaig començar a escriure, la política municipal, la nostra tasca com a regidors de l’oposició (entre 2007 i 2011) i el meu treball com alcaldessa des del 2011 fins l’11 de juliol de 2016, han estat les activitats que han protagonitzat la majoria de les entrades.

La nova etapa que vaig encetar l’estiu passat em permet de capbussar-me en assumptes que al llarg d’eixos deu anys -i molt especialment durant els cinc que he estat al front de l’alcaldia- podrien haver resultat si més no inconvenients.

Ja no és el cas. Ho expliquí en setembre, quan vaig tornar a escriure.

Ara, només em faltava trobar una estructura diferent. Més clara. De moment, he triat esta.

Sou benvinguts sempre!

 

 

 

 

 

 

Noviembre

escanear0002

Miércoles, 30 de noviembre de 2016

Noviembre tiene una consistencia diferente, correosa, lenta, insegura. Como febrero.  

Noviembre no es un puerto al que llegar porque no es un mes definitivo, es, si acaso, un mes definitorio de la muerte.

En mi biografía, noviembre es el mes que esculpió la muerte de mi madre. En silencio y lentamente. Por la espalda, a traición. 

El de 2015, avanzó arrastrándose. Apenas escribí aquí, en mi blog. Noviembre fue un latir extraño, quejoso pero tibio. Así puedo describir la muerte porque la he escuchado llegar: una aproximación tibia y ofensiva. Para mí, que estoy viva.

Cuando diciembre apenas había cumplido un par de días, descubrí que noviembre había estado modelando con sigilo el terrible anuncio de la muerte de mi madre.

 

WordPress.com.

Subir ↑