Buscar

Blog de Amparo Sampedro Alemany

ESCRIBIR PARA PENSAR

Etiqueta

jóvenes

Mileniales, ¿sí y qué, @antonio_navalon?

Jueves 15 de junio de 2017.

 

Hace un par de días, el periodista Antonio Navalón (@antonio_navalon) escribió un artículo de opinión sorprendente en el diario El País. Lo tituló “Millennials: dueños de la nada”

Las generaciones millennials o mejor, mileniales -en castellano-, son aquellas nacidas a finales del milenio anterior y que hoy no superan los 35 años.

 

Resultat d'imatges de millennials humor

 

 

O sea, los jóvenes de siempre. Los que fuimos, los que son y los que serán.

Navalón, igual que yo, nació en la década de los 50 del siglo pasado y, como es natural y muy oportuno, a su alrededor hay mileniales; de lo que ya no estoy tan segura es de que conviva con esas generaciones y de que se haya permitido conocerlas.

La dureza innecesaria de su artículo y muy especialmente, el desprecio que destila, me impresionó. Seguramente porque vivo y convivo con mileniales cuyos errores y éxitos no solo me interesan sino que me atañen.

Una actitud excluyente como la suya me impresiona, sí: por la vejez aburridísima en la que se ha instalado.

 

 

 

 

Els joves investigadors se’n van… clar!

 

31 de maig de 2017.

(El que trobareu a continuació és el que vaig escriure s’endemà que la meua filla volara cap a Suècia per treballar-hi. L’he trobat revisant els esborranys que acaben a la parera.

No sé quina és la raó per la qual este post no el vaig publicar; potser estava molt trista perquè encara havíen de passar un parell llarg de mesos per tornar a veure-la i el texte no ho reflectia; o potser no va ser aixó.

Ara, en rellegir-lo abans d’enviar-lo a la paperera, he pensat que sí. Que sí que el publique. Potser siga perquè precisament hui ella està tornat cap a Suècia i hauran de passar altra volta un parell de mesos fins que torne a veure-la; o potser tampoc siga per aixó)

 

 

Dissabte 25 de febrer de 2017

 

Tornem de Tarragona on Fiona ha viscut els darrers onze anys. 

És Biotecnòloga, doctora cum laude en Salut Mental i Recerca del Neurocompartament amb menció internacional, investigadora i coordinadora de l’assignatura Biologia del comportament, máster en no sé què i no sé en quina cosa més; amb publicacions en revistes científiques i presentacions en congressos internacionals, plurilingüe en castellà, català, anglés i francés i nocions avençades d’alemany, i ahir volà cap a Suècia.

Onze anys d’estudis superios acadèmics és una inversió de molts diners. No parle de l’esforç familiar en tots els aspectes, que d’això ja en sabem; parle d’alló que l’Estat -és a dir, cadascú de nosaltres- ha aportat durant molts anys perquè tota una generació (i d’eixes ja en portem almenys dos) estiga enllestida per a revertir en la seua societat allò que ha rebut d’ella: coneixement i talent.

Està be, molt be, que els joves milloren el seu aprenentatge vital i acadèmic en altres països. La meua filla ho va fer a Viena i a París també, amb el suport econòmic de xicotetes beques per a universitaris.

Però no és aixó, no.

Cada pas endavant que un investigador espanyol dóna, se’l ha de finançar ell mateix. Cada assitència a un congrés internacional, a una reunió de treball europea, a una cita nacional d’experts, els costa de la seua butxaca perquè l’ajuda econòmica que reben dels organismes públics als quals representen és mínima.

En els seus primer viatges fóra d’Espanya per assistir a congressos o reunions internacionals especialitzades, ella es sorprenia de com i de quina manera eren tractats els investigadors científics en altres països.

Recorde que durant la seua estada a Paris, els companys de recerca de la Universitat es queixaven perquè no hi havia diners suficients que permeteren avenços rellevants. A ella, però, no tenir que fer servir els mateixos guants de làtex durant més d’un dia ja li semblava un luxe.

Tant de bo el cas de la meua filla fora aïllat! Però no es així, en coneixem molts casos. Massa i tot.

Estem avergonyits d’escoltar els joves investigadors com s’ho fan per tirar endavant.

Formades, capacitades, educades, valentes, treballadores, solidàries, coratjoses, curioses, informades, crítiques… Portem molt de temps “exportant” els nostres millors recursos: les generacions de joves per les quals tant havíem lluitat les persones de la meua.

 

 

Resultat d'imatges de volando en avión fuera de España

 

Ai mare, quin país el nostre!

 

 

 

 

 

 

Mi hija sí es Biotecnóloga, Estela Goikoetxea

 

Miércoles 29 de marzo de 2017.

Sí, Estela, mi hija sí que es Biotecnóloga y doctora.  E investigadora.

Dice tu currículum que empezaste esos mismos estudios en la Universidad de León en 2005, pero sabes que esa especialidad [ese Grado] no se implantó en León hasta 2009; y sabes que, en cualquier caso, no es posible entrar en la Universidad a los 14 años, que era la edad que tú tenías por aquel entonces, en 2005 (*)

Pero todo eso ya lo sabes, Estela.

 

(fuente: youtube)

 

Lo que no sabes es cuánto me ha dolido lo que has hecho.

Quizá sea porque tengo una hija de tu edad y sé cuánto ha trabajado para sacarse la carrera a curso por año, máster y doctorado en tres y convertirse en post-doc desde el 1 de febrero de 2016.

Te vi el domingo en la presentación de la candidata Susana Díaz.  Hablaste de las duras condiciones que tenéis los jóvenes de tu generación a los que se os prometió que si estudiabais, tendríais un futuro. Mientras lo decías, parecías enfadada.

Pensé en mi hija: un excelente currículum, cinco idiomas, habilidades docentes, capacidad divulgadora y una voluntad férrea para seguir aprendiendo.

Cuando te escuché el domingo, te creí.  Pero anoche mismo supe que habías dimitido por haber falseado tu currículum. 

¿Sabes?, mi hija llegó a sentirse del PSOE, pero un día se fue.

No entendía por qué este partido nuestro -el tuyo y el mío- invertía más tiempo rindiendo homenajes a los antiguos líderes y a celebrar sus logros (que los hay y muchos), que en apoyar a quienes proponían avanzar profundizando en nuestros principios y valores para expandirlos, sin olvidar la historia; no para repetirla, sino para engrandecerla.

Mientras te escuchaba el domingo, observé la primera fila; la misma foto, que, para solemnizar su apuesta, el diario ABC insertó a todo color y a doble página en las hojas centrales de su edición en papel del lunes; esa tremenda foto que explicaba que de lo que se trata es precisamente de repetir la historia.  Con caras jóvenes, como tú misma, pero repitiendo la misma historia.

Y no, Estela, esta vez sí que no.

Muchas noches hablo con mi hija, que desde finales de febrero trabaja en una Universidad sueca con un contrato de post-doc que ganó a través de un concurso público.

El domingo nos decía a su padre y a mí que Pedro Sánchez la convencía; que llevaba meses siguiéndolo y que con él al frente, esta vez sí que sí, que el PSOE podía conseguir volver a reunir a las personas que -como ella- habían tirado la toalla.

Esta noche volveré a hablar con ella; y no, no le voy a contar lo tuyo porque mi hija es muy sentida con las cosas de su profesión y con las de la política.

(Sí, Estela, ahora está aprendiendo también sueco)

 

(*) Es cierto, sí pudiste entrar en la Universidad en 2005 porque tenías 18 años. Ha sido un error mío de cálculo, como me han indicado un par intervinientes.

 

 

WordPress.com.

Subir ↑