Buscar

Blog de Amparo Sampedro Alemany

ESCRIBIR PARA PENSAR

Etiqueta

Los apuntes de cualquiera

Las mujeres que tanto amaban a sus maridos

Miércoles 25 de enero de 2017.

La mujeres que tanto amaban a sus maridos son noticia para el consumo de conciencias avergonzadas de lo propio y de lo ajeno. Porque de todo habrá.

Las defensas legales de al menos estas cuatro mujeres han determinado que el amor sin medida que profesaban -o aún profesan- a sus maridos, ha sido la causa de  todos sus males. Vamos, que “no hay droga más dura que el amor sin medida”, como cantaba Revolver.

 A la vista de las declaraciones de ellas en sendas causas, ese amor irrefrenable las convirtió en mujeres incapacitadas para ver, oír, pensar, sospechar, dudar o preguntar. 

Amar, solo amar. ¡Ay, madremíadelamorhermoso!…

Isabel Pantoja, Ana Mato, Cristina de Borbón y Rosalía Iglesias. ¡Toma ya!

Centenares de miles de euros en bolsas negras de basura, ingresos fabulosos e ignorados en las cuentas bancarias, coches de alta gama en el garaje de casa, viajes familiares, fiestas infantiles, un palacete reformado a todo lujo, tarjetas de crédito ajenas a las cuentas bancarias personales, diez años viviendo a todo tren sin necesidad de sacar un euro del banco, viajes a Suiza y no necesariamente para esquiar…

Que las defensas elaboren sus estrategias procesales fundamentándolas en que las mujeres normalmente (o sea, por norma) no sabemos qué ocurre en nuestra propia vida, salvo lo que naturalmente (o sea, con toda naturalidad) se atribuye a nuestro género: los embarazos, la crianza, el cole de los niños, la cena de Nochebuena, la lista de la compra y las rebajas, es patético.

Pero que cuatro mujeres como estas, privilegiadas en todos los aspectos y con abundantes recursos propios de todo tipo, hayan actuado de ese modo para intentar escurrirse de sus responsabilidades, es vergonzoso.

 

Isabel Pantoja (Julián Muñoz)

Resultat d'imatges de Isabel Pantoja

 

Ana Mato (Jesús Sepúlveda)

Resultat d'imatges de ana mato

 

Cristina de Borbón (Iñaki Urdangarín)

Resultat d'imatges de Cristina de Borbón

 

Rosalía Iglesias (Luís Bárcenas)

Resultat d'imatges de rosalía iglesias y Bárcenas

¿Posverdad?… pues, sí.

Lunes 16 de enero de 2017.

Curioseo en el pasado reciente y sonrío. Por lo intuido y por lo sabido, sin que a estas alturas lo sorprendente de lo ocurrido -sus formas y su contenido- me desconcierte. Ahora.

Así son las cosas cuando el tiempo las empequeñece para entregárnoslas desnudas; cuando descubrimos que es cierto, que existe la política de la posverdad y que la sufrimos.

 

 

Posverdad. La palabra que define la situación que se instaura para crear y moldear la opinión pública en beneficio de quien lo hace. Un modo de actuar fundamentado en el culto a las emociones de los demás para satisfacer los deseos propios no desvelados.

Y sí, ocurre.

Apelar a las emociones, encender los ánimos o hincar el diente a los sentimientos, diluye los hechos objetivos (la verdad, lo cierto, lo exacto) para que dejen de servirnos como referentes para analizar la realidad. Y eso es lo que hace esa clase de “políticos” enfundados en la política de la posverdad.

En la política de la posverdad triunfa lo que aparenta ser verdad y lo que debe ser verdad; porque cuando se azuza nuestra carga emocional, que es frágil, no encontramos razones para creer lo contrario. Así somos.

En este pueblo nuestro de cada día, también. 

Cuando curioseo en el pasado más reciente, hay hechos (objetivos) que corroboran lo que digo. 

Bastó con poner en circulación en las cámaras de eco [redes sociales en las que las voces disonantes son apartadas] bulos y calumnias apoyados en la exaltación de las emociones de los demás, para que la verdad aparente cundiera.

En apenas unos días, tras mi renuncia, “los contratos a dedo” de los que se me acusaba, ya no lo eran (nunca había sido verdad); “los asesores”, cuyos servicios eran prescindibles según esos políticos de la posverdad, resultaban imprescindibles (mientras fui alcaldesa, siempre lo habían sido);  resultó ser lógico que la persona de confianza de la alcaldía tuviera jornada completa, a pesar de que la política de la posverdad no lo consintió mientras yo estuve; “liberar a un concejal” lo consideraban innecesario, pero pasó a ser urgente y se liberó a dos.

Todas las anteriores dejaron de ser exigencias para aprobar el presupuesto; como también dejaron de serlo “acabar con la gestoría externa”, “un despacho propio para todos los grupos municipales”, o que la Policía Local perdiera su retribución en concepto de productividad…

Hay más hechos objetivos que podría enumerar y que respaldan que la política de la posverdad ha venido para quedarse, cueste lo que cueste.

¡Huir!

 

 

 

Involvidable 2016

Jueves 29 de diciembre de 2016.

Días espléndidos con los que se despide 2016.

En mi caso -para qué negarlo- un año especialmente duro. Correoso, difícil, tortuoso. Demasiadas veces sobrecargado de asombrosas actitudes, de gestos innecesarios y de tristes certezas.

Inolvidable 2016, en definitiva.

 

Resultat d'imatges de mochila de la vida

 

Ahora, en la quietud de mi casa, esparzo sobre una mesa limpia el contenido de mi mochila: ahí están el trabajo incansable, las noches en vela, el sonido del móvil de madrugada, los debates útiles y los que sabía estériles de antemano; los problemas reales y los impuestos, las dudas razonables y las que no lo eran; los obstáculos ciertos y los inoculados. Las discrepancias disueltas con acuerdos mezquinos. Los días alegres y la radiante oportunidad de vivirlos. Los éxitos de todos, los problemas resueltos y tantas pruebas superadas. El cariño de mucha gente y sus miradas cómplices. Las despedidas y los abrazos llorosos. La suerte de haberos conocido, de que me queráis y la certidumbre de quereros. El regreso pausado a mi vida, con mi familia y conmigo a solas.

El tiempo ganado a todos esos días y a sus noches. De nuevo los libros sobre mi mesilla, la sala de un cine para mí sola, una playa siempre cerca, mi familia a un paso sin renunciar nunca más a sus llamadas, y los amigos. Devuelta a casa o de vuelta a casa, que es lo mismo porque así lo he decidido.

Ya véis, de 2016 me llevo una mochila bien cargada. Otra más que añadir a mi vida.

 

Resultat d'imatges de mochila cargada

 

En cualquier caso, enormemente agradecida por lo vivido y lo aprendido.

Va a suceder, otra vez

Miércoles, 21 de diciembre de 2016

 

Resultat d'imatges de navidad 2016

 

Todo listo. Hoy ha entrado oficialmente el invierno. Mañana el sorteo de la Lotería. Neveras bien provistas, los dulces en la despensa y una bodega apetecible.

Días que nos brillan en los ojos, vísperas atolondradas.

Tiempo de regalos y de olvidos significativos -algunos imperdonables.

 

 

La Navidad va a suceder, otra vez. Nosotros somos quienes la hacemos única cada año. No deberíamos olvidarlo.

 

 

 

El pellizco de la Navidad

Domingo, 4 de diciembre de 2016

 

Resultat d'imatges de navidad 2016 tendencias

Cuando observas de cerca el mes de diciembre, ya no hay solución: estás atrapada en la Navidad.

No la aborrezco ni tampoco tengo “cuñaos sabe-lo-todo” que conviertan las reuniones familiares en un suplicio. Al contrario, estamos bien juntos y nos sigue emocionando el Adeste fidelesCocinamos con cariño, disfrutamos compartiendo mesa y mantel y bebemos sin que nadie se despeñe.

Hablamos, curioseamos, debatimos sin que haya angustia vital que nos obligue al desparrame y los seis nietos de mis padres siguen llamando a gritos a Papá Noel, como cuando eran pequeños y yo les aseguré que esa era la única manera de hacernos visibles.

Mi hija, desde muy pequeñita, aprendió a llamarle y, cuando sus enormes ojos brillaban y su dedito me señalaba las luces del puerto mientras balbuceaba su asombro, la Navidad me daba un pellizco. A su vocecita se unieron con los años las de mis sobrinos Carla, Sofía, Jordi y Catalina, y este año incorporaremos la de Paco. Pellizcos que han ido mordisqueando las navidades de mi vida.

Duelen los pellizcos con los que la Navidad quiere rescatarnos porque ofrecemos una resistencia racional a aceptar que lo que significó para nosotros hace años, es irrecuperable.

Con los años he aprendido que no existe el espíritu navideño. Y que lo que conservo es el sentimiento entrañable de una emoción antigua que mis padres, mis abuelos y mis hermanos me enseñaron a reconocer. Una emoción limpia y asombrosa que, con el tiempo, alumbró un íntimo sentimiento de agradecimiento hacia todos y cada uno de ellos.

Eso es mi Navidad, agradecimiento. Resulta vano su pellizco para rescatarme, porque mi tiempo de Navidad es lo que mi voluntad y mi memoria ahora no están dispuestas a borrar. Nunca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como militante de base, con mis aciertos y mis errores

 

Domingo 23 de octubre de 2016

 

No sé qué está ocurriendo en el Comité Federal que debe estar celebrándose. Es necesario un debate serio a propósito de la conveniencia de abstenerse en la investidura del candidato del PP, Mariano Rajoy; o de la conveniencia de votar en contra.

Quiero que el presidente de la actual gestora, Javier Fernández, exponga ese dilema de manera sencilla porque los términos son ésos y no otros.

En ambos supuestos -abstención y voto en contra- caben el análisis y el razonamiento para ser desarrollados en la defensa de uno u otro. Pero, en mi opinión, tanto en un caso como en el otro debe planear la más que probable convocatoria de nuevas elecciones en el plazo máximo de un año, porque eso es lo que hará Rajoy amparándose en la ingobernabilidad y en la falta de altura de Estado, si el PSOE -en caso de abstenerse ahora- inicia una oposición contundente.

En un texto anterior, expuse que, entre diciembre y abril, la abstención con condiciones, pactada y explicada por los grupos parlamentarios contrarios al PP podría haber sido una solución más que aceptable. Difícil, por supuesto; pero aceptable.

Tras la convocatoria de junio, hubiera sido un “más difícil todavía” y hubiera rozado lo imposible. Pero, al menos, debería haberse intentado.

Hoy, sin embargo, esa abstención resulta insostenible porque -entre otras muchas razones- ya no se trata de una abstención con condiciones, ni pactada ni explicada y, evidentemente, ningún otro grupo parlamentario está dispuesto a sumarse. Cosa que coloca al PSOE en una delicadísima situación de cara al electorado en general y a sus votantes en particular.

A favor de la abstención se incide en el hecho de que “abstenerse” no significa apoyar. Es cierto:

  1. La extinta IU, hoy engullida por Unidos Podemos, se abstuvo en la investidura del candidato del PP a la Junta de Extremadura y el PP gobernó en Extremadura. ¿Significa eso que Unidos Podemos respaldó al PP? No necesariamente; aunque no fue una abstención con condiciones ni pactada ni explicada. ¿Significa que permitió su investidura? Evidentemente la permitió.
  2. El PSC se abstuvo en 2010 en la investidura del candidato de CiU a la presidencia de la Generalitat de Catalunya y CiU gobernó. ¿Significa eso que el PSC respaldó a CiU? No necesariamente; se trató de una abstención con condiciones, pactada y explicada. ¿Significa que permitió su investidura? Evidentemente la permitió.

Ahora bien, siendo los contextos tan diferentes (y lo son, sin duda), no deberíamos perdernos con esos ejemplos a la hora de echar la vista al contexto actual de una posible/previsible y arriesgada abstención del PSOE para que Rajoy logre ser investido presidente del gobierno de España.

Para esa posible/previsible y arriesgada abstención, destacados dirigentes han desgranado durante estos días argumentos a favor que, lamentablemente, ya no sirven. Dicen:

  1. Abstenerse no es respaldar. Eso ya no es cierto.
    1. porque a estas alturas, tras la pésima gestión que se ha hecho de la situación durante los últimos meses, la abstención del PSOE es la única posibilidad que tiene Rajoy de ser investido
    2. porque ya no existe ninguna posibilidad de defender una abstención que no comporta ninguna condición
    3. porque el resto de los grupos parlamentarios contrarios a la investidura de Rajoy, llevan haciendo su trabajo para afianzarse en el “no” ante la opinión pública desde finales de junio y colocando al PSOE en el punto de mira, mientras el PSOE ha perdido un tiempo precioso y ha derrochado su energía en defenderse de sí mismo.
  2. Este país no quiere unas terceras elecciones. ¡A buenas horas, mangas verdes!
    1. la incultura política y la incapacidad de los partidos son también, en parte, responsabilidad de nuestro ejercicio de la ciudadanía o de nuestra abstención en esa responsabilidad
    2. ejercer el derecho a votar no es malo, es saludable y es la manera que tenemos los ciudadanos de co-responsabilizarnos de lo que elegimos, de resolver nuestras contradicciones, de aprender de nuestros errores y de reprobar o no a nuestros representantes.
  3. Seremos una oposición fuerte y actuaremos con contundencia. Difícil me lo fiáis
    1. a estas alturas, deberíamos saber que cuanto mayor sea la contundencia del PSOE en la oposición, más pronto convocará Rajoy unas nuevas elecciones. Solo tendrá que esperar a que se cumpla un año desde la última disolución (mayo de 2017) para poder hacerlo. Apelará a la ingobernabilidad, a la falta de altura de Estado de la oposición y ni qué decir tiene en quién centrará su campaña.
    2. trasladar la imagen de una oposición fuerte, requiere un grupo parlamentario unido en respuesta a una militancia unida. No es el caso, actualmente y lamentablemente.

 

Si el Comité Federal opta por el “no” a Rajoy, es cierto que:

 

  1. Habrá nuevas elecciones el 18 de diciembre. Tan cierto como que las habrá, en caso de abstenerse e iniciar una dificílisma e incómoda oposición contundente, como máximo dentro de un año.
  2. Hay que tener un buen candidato. Y los hay, porque en el PSOE hay personas capacitadas para concitar un consenso fundamentado en su valía, en su gran y creíble discurso político y en su honestidad.
  3. Nos arriesgamos a un pésimo resultado. Es posible. Pero no será peor que el que podemos esperar dentro de un año, con lo que quede de una militancia decepcionada, agotada, y un electorado huido ante lo que considerará una traición.

 

No he querido ver ni escuchar ni una sola noticia de lo que hoy está sucediendo en el Comité Federal, antes de publicar este post.

Lo que he escrito es mi opinión como militante de base. Con mis aciertos y mis errores.

 

 

 

 

 

“La Generalitat blindará un salario a la oposición en los ayuntamientos” ¡Bien!

Viernes 21 de octubre de 2016

 

Es una buena noticia que la Generalitat quiera blindar un salario a la oposición en los ayuntamientos.

Confío en que simultáneamente -como ha señalado mi amiga Pilar Núñez en otra red social- se garantice que los concejales con responsabilidad de gobierno no perciban una compensación económica menor que la oposición.

Hablar de compensaciones económicas por el ejercicio de la política en un ayuntamiento, siempre ha sido un campo trillado para la demagogia. La utilizan los medios de comunicación, algunos partidos políticos para intentar convencernos de su “pureza ideológica” (¡jajaja!) y la propia oposición para dificultar la dedicación y la labor de los gobiernos municipales (doy fe de eso)

Durante los 5 años que estuve al frente de la alcaldía, esa fue la actitud de un partido de corte localista y dependiente exclusivamente de las consignas de quien se cree su Rasputín. Durante esos años, el único concejal de ese partido (hermano del anterior) impidió por tierra, mar y aire que algunos concejales de gobierno percibieran una compensación económica por su trabajo.

[Se daba la paradoja que él, en la oposición y con representación en todas las comisiones informativas por ser el único concejal de ese partido, percibía una indemnización mensual mayor que un concejal con responsabilidades de gobierno y con la dedicación extraordinaria que eso comporta ya sean tardes, noches, fines de semana o festivos]

 

 

También fue esa su actitud, durante este último año, respecto a la dedicación de la persona que atendía el gabinete de alcaldía, al gobierno municipal y a la Corporación y que coordinaba los actos y las actividades del ayuntamiento. Defendía con contundencia que esa trabajadora tenía suficiente con una dedicación del 50% de la jornada porque la alcaldesa era la que tenía que arreglárselas como pudiera.

Cierto es, que, en este caso, también los dos concejales de Ciudadanos –igual que el concejal dependiente, defendían un contrato-basura que consistía básicamente en pagarle a la trabajadora un 50% de su salario a cambio de una dedicación muy superior a las 40 horas semanales, que, como ellos bien sabían, era absolutamente necesaria.

En fin, todo de una “pureza ideológica” extraordinaria.

En el caso de Ciudadanos, en mi opinión, fue una torpeza. Recuerdo que su portavoz dijo en un pleno que su partido a nivel nacional no permitía que hubiera funcionarios interinos. Cuando resucité su memoria y le señalé el número de funcionarios de ese tipo con los que cuenta Ciudadanos en las Cortes Valencianas, en la Diputación y en el ayuntamiento de Valencia, solo pudo responder: “es que nos los ofrecen y no vamos a rechazarlos” (sic)

Sin embargo, para quien se cree ser un pequeño Rasputín y su concejal esa -entre otras- era la manera de desgastar al gobierno municipal y de hacerme pasar por el aro, como tanto les gustaba repetir a ambos en público y en privado.

[Huelga decir que cuando renuncié a la alcaldía, el concejal defendió con ahínco la liberación de dos concejales a jornada completa y la dedicación, también a jornada completa, de la misma trabajadora que atendía la alcaldía. Por supuesto, él entró entonces en el gobierno]

 

 

Resultat d'imatges de demagogia el roto

 

 

Me alegró que, repentinamente, se mostraran respetuosos (tanto él como su hermano) con la gran labor que desarrollaba la persona que atendía el gabinete de alcaldía con todas las tareas que eso comporta. Me alegró que, también de repente, reconocieran que un gobierno municipal debe contar con los recursos necesarios para funcionar. Y me alegró porque eso significaba que habían comprendido -¡por fin!- que un ayuntamiento no se gobierna desde un bar entre colegas, ni desde Facebook con intervenciones descabelladas y demagógicas; que lo que hay que hacer es trabajar, escuchar, comprender, aprender y mucho.

 

Todo esto a cuento de la feliz noticia anunciada por la Generalitat: totalmente de acuerdo.

Arreglemos el espinoso asunto de las compensaciones económicas por el ejercicio de la política en ayuntamientos pequeños y hagámoslo de verdad: fijémonos también como objetivo el estudio de la situación de los miembros de los gobiernos municipales; el derecho a ejercer los cargos electos y a compaginarlos con los deberes profesionales, en la empresa privada y en la función pública y sin castigos (cosa habitual); la especificidad del cargo de alcalde; el número de funcionarios eventuales, considerando la realidad de cada plantilla municipal, etc. etc.

 

Resultat d'imatges de demagogia el roto

O sea, que no consintamos que la demagogia siga campando a sus anchas también en ese ámbito.

 

 

 

“Él me miraba, yo lo miraba. Él me sonreía”

Miércoles 19 de octubre de 2016

 

Se miraban, pero era Él quien daba el paso y le sonreía.

¿Y quién es Él y a qué dedica su tiempo libre?… pues él es Aznar y se dedica a lo suyo: a pontificar en modo “mírame-mírame, soy irresistible” y a salvarse de sí mismo (Murdoch, el magnate, lo ayuda bastante en ese aspecto)

En mayo de 2013, Aznar fue entrevistado por un entregado F.Marhuenda, una siempre solícita Carmen Lomana -entonces directora de los informativos de Antena3- y por Victoria Prego.

Su tono más crítico fue contra el grupo de comunicación que había publicado las últimas informaciones sobre el ‘caso Bárcenas’ y que en esta ocasión lo salpicaban personalmente, con acusaciones de que la trama Gürtel podría haber pagado alguna factura de la boda de su hija. Antes de su entrevista en Antena 3, su esposa y alcaldesa de Madrid, Ana Botella manifestó al respecto: “La duda ofende.

En el plató de Antena 3, José María Aznar se limitó a decir que es una mala información, cuyo origen está bastante localizado”, para añadir que ese invitado al que se refiere era un “invitado personal por parte del novio a la boda del que no se conocían otras actividades. “¿Cómo se puede decir que se han recibido regalos de una trama criminal y delictiva?”, recalcó.

(Los dos párrafos anteriores los he extraído de la web de Antena 3)

 

Sin embargo, y embelesados como tenía a los periodistas (?), se contradijo y afirmó con naturalidad (aceptemos en Aznar la frialdad del mentiroso como parte de su naturalidad) que suele ocurrir que en las bodas algunos invitados regalen a los contrayentes una parte del evento. Por lo que el obsequio de Francisco Correa, valorado en más de 30MIL euros, entraba en los cánones de lo normal. (Al fin y al cabo, la trama que organizaba los actos y las campañas electorales del PP, dirigidas por Rajoy y protagonizadas por Aznar, obsequió a los contrayentes de la misma manera que lo hacía con el PP)

Marhuenda cabeceaba un “sí, señor; por supuesto, señor; eso mismo pienso yo, señor”; Lomana se apresuraba a formular las preguntas que el propio Aznar le indicaba y Prego no logró lo que pretendía.

Correa describió hace un par de días su relación con Aznar a lo largo de los años que trabajaron juntos, de este modo“No nos conocíamos aunque he trabajado muchos años con él. En los actos, él me miraba, yo lo miraba. Él me sonreía”

Acertó. En las pelis, en los thrilles, los malos se retan con la mirada; y cuando uno de ellos sonríe al otro sin cruzar palabra es que la cosa nostra (la de ellos) va viento en popa.

 

 

Resultat d'imatges de aznar y Correa

 

 

Lo de Rajoy y el PP no es falta de química, sino pura física.

Domingo 16 de octubre de 2016

La declaración de Correa ha enfundado otra vez al PP en un argumentario basado en la creencia de que los demás somos estúpidos.

Correa admitió en sede judicial que participó en la financiación ilegal del PP, que sus negocios servían para eso precisamente y para llenar el bolsillo de destacados dirigentes y el suyo; que “trabajó” con el ex-presidente Aznar y con sus sucesivos equipos durante más de catorce años; que de los suculentos contratos que conseguía (irregularmente) con diversas administraciones gobernadas por el PP, repartió comisiones a diestro y siniestro y que una parte se la llevaba la calle Génova, 13.

Aclaró que regalar coches, viajes y fiestas familiares, son “atenciones debidas” a los sujetos que le estaban ofreciendo tantas oportunidades de negocio. Confirmó que Arenas, Aznar, Álvarez Cascos, Bárcenas, etc. etc., eran sus interlocutores. Confesó que pasaba más tiempo en la calle Génova que en su propio despacho y que la sede nacional del PP era como su casa.

Puso fecha de caducidad a tanta sinvergonzonería y la atribuyó primero a la “falta de química entre Crespo y Rajoy, cuando en 2004 el presidente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy, fue elegido sucesor como oficiante del aquelarre por José M. Aznar. Más tarde rectificó: la falta de química de Rajoy no era con Crespo, sino con el que fue secretario personal de Aznar, Antonio Cámara y que Correa contrató en 2004. 

Dijo Correa, además, que a partir de 2004 y por esa “falta de química” entre unos y otros, empezaron a “intervenir” en Valencia de la mano de “Paco Camps” (sic) y dejaron de “trabajar” con Génova para centrarse en Valencia (léase Comunidad Valenciana) donde envió a Alfonso Pérez “el bigotes”.  O sea, pura física: ver, oír, tocar y llevárselo crudo allá donde era posible, siempre bajo la protección del PP.

 

Resultat d'imatges de correa y camps

 

En la sede central del PP brincaron de alegría con esta parte de la declaración porque consideraron que Rajoy sale ileso. Es decir, que el líder del PP es un chaval de apenas 12 años en esto de formar parte de la dirección del PP. Que el chaval en cuestión organizaba y dirigía las campañas del PP aún con los dientes de leche. Y que ser ministro y vicepresidente en los gobiernos de Aznar, Arenas y Álvarez Cascos, y habiendo elegido él a Bárcenas como tesorero en el partido, era una chiquillada que no debe tenerse en cuenta.

Hace falta tener arrestos y una cara muy dura para sacar adelante un argumentario que “salve” a Rajoy de la trama más corrupta organizada por un partido político en connivencia con la administración española, desde la muerte del dictador. Pero si alguien puede hacerlo sin que se le mueva la peineta ni la mantilla, es Cospedal.

Y así fue. Ella, dispuesta siempre a justificar lo injustificable (lo del “despido en diferido” deberíamos revisarlo de vez en cuando para no olvidarlo), sonrió para convencernos de que la trama corrupta Gürtel sucedió hace muuuuuchos años, que tooooodos los implicados hace muuuuuchos años que ya no están en el PP y que Rajoy y la actual dirección del PP son los artífices de la limpeza.

 

Resultat d'imatges de cospedal despido en diferido

 

Mintió otra vez. Probablemente convenció a los irreductibles del PP, a los que consideran normal la corrupción porque ellos son corruptores (aunque sea en potencia), a quienes creen que la picaresca hay que protegerla porque es una tradición española (¡y olé!) y a quienes han olvidado que en marzo de 2004 el PP dejó de presidir el gobierno de España, cosa que, naturalmente, dejó a la trama y al propio PP sin la posibilidad de intervenir en la adjudicación de contratos de la administración central para llevarse al saco comisiones y sobrecostes.

Cuando se van desgranando y confirmando las canalladas de un partido corrupto y corruptor que durante 20 años ha saqueado las arcas públicas para fortalecerse y garantizarse mayorías suficientes con el objetivo de seguir cometiéndolas, deberíamos pararnos a pensar.

Ahora nos estremece y nos llena de rabia lo que escuchamos, lo que leemos. Nos llevamos las manos a la cabeza porque lo que suponíamos se está confirmando. Nos indignamos porque ahí siguen todos: algunos en sus escaños, en sus puestos relevantes en el gobierno de España, en alcaldías o en la oposición queriendo aleccionarnos sobre la honradez y la transparencia, y muchos otros en la dirección de su partido.

No deberían servirnos los juegos malabares con los que algunos intentan convencernos de que se están juzgando hechos que ya sabíamos y que existe un plano distinto que es el de la gobernabilidad de España. Porque si la gobernabilidad de España ha de estar en manos de un partido en el que abundan los malhechores, los tramposos y los miserables, aunque sea controlada y fiscalizada por una mayoría suficiente en el Congreso, habremos consentido que la impunidad se convierta en un alto valor político.

Es cierto que el PP sacó más votos y más escaños en las convocatorias de diciembre y de junio (lo sé, inexplicable pero cierto). Su papel consistía en lograr apoyos suficientes para la investidura de su candidato, Rajoy. Pero ha sido incapaz de de conseguirlos.

La cordura política, vista la imposibilidad de investir a un candidato distinto para formar un gobierno alternativo de cambio (sin abundar de nuevo en los motivos y en las torpezas), debería haber insistido en una abstención del resto de los partidos con representación en la Cámara. Una abstención explicada públicamente y negociada. El PP a gobernar en minoría y la oposición a cumplir con su papel, fortalecida.

La cordura política es la que ahora señala que una abstención del PSOE (tras la delirante persecución al secretario general y el bochornoso Comité Federal), o la aún más vergonzosa ausencia inducida de once de sus diputados, sería el peor de los escenarios posibles. Y no solo para el PSOE como organización política, sino para eso que llaman gobernabilidad/estabilidad y que, planteándola como lo están haciendo, es en realidad una trampa para conseguir desarbolar al partido más importante de la oposición y convertir a la Cámara en huérfana de una oposición fuerte, organizada y con alta credibilidad. Lo que también afectaría en mayor o menor medida a todos los grupos parlamentarios, excepto al PP, por supuesto.

Porque, ¿qué es realmente la gobernabilidad? Estabilidad. Ofrecerle ahora esa estabilidad a un gobierno presidido por Rajoy significa no desestabilizar en puntos tan importantes como los presupuestos generales del Estado que son, año tras año, el documento político, económico y financiero que fija la acción del gobierno; ¿esa gobernabilidad/estabilidad exigirá también al PSOE que una parte de su grupo parlamentario vote a favor de esas líneas políticas? ¿Puede un gobierno del PP emplearse a fondo en medidas sociales y fiscales que rescaten a las personas que han sido abandonadas por ellos mismos durante estos últimos 4 años? ¿Puede el PP, infestado de corruptos y de corruptores, garantizar honorabilidad y honradez?

En definitiva, ¿se trata de doblegar las actitudes, las formas y el fondo del PP, que representa a la derecha más rancia, inculta e infecta de este país?, ¿se trata de re-convertir a esa derecha?, ¿realmente es ese nuestro papel? Entonces, ¿qué somos?, ¿un partido político cuyo objetivo es civilizar sustituir a esa derecha?… Esos son los interrogantes que debe plantearse y resolver Ciudadanos, pero no nosotros ¡por Dios!

 

 

WordPress.com.

Subir ↑