Buscar

Blog de Amparo Sampedro Alemany

ESCRIBIR PARA PENSAR

Etiqueta

Machado

Rocafort a Machado, hoy lunes 17 de febrero

Lunes 17 de febrero, 2014

CASA DE CULTURA. 19,30h

  • Inauguración de la Semana cultural en honor al poeta Antonio Machado
  • Exposición y proyección del documental “Machado, un poeta en Rocafort”  (2010)

¿Por qué Rocafort a Machado?

Domingo 16 de febrero de 2014

He participado en las Jornadas que el Instituto Francés de Barcelona ha dedicado al poeta Antonio Machado con motivo del 75 aniversario de su muerte (22 de febrero de 1939)

Mi trabajo ha consistido en luchar contra la ignorancia de quienes desconocían que el poeta vivió en Rocafort durante una etapa muy concreta de su vida (1936-1938), que la mayoría de sus lectores e investigadores situaba en la ciudad de Valencia.

He tenido la oportunidad de charlar largo y tendido con los técnicos de Cultura y con altos representantes de las llamadas Ciudades Machadianas: Sevilla, Soria, Baeza, Segovia y Coillure (Francia), quienes, por unanimidad en su asamblea anual celebrada el viernes, acordaron modificar sus estatutos para permitir el acceso de Rocafort a esa red cultural y turística, si el pleno de nuestro Ayuntamiento lo aprueba.

Hay oportunidades como ésta que debemos aprovechar; fueron las circunstancias -dolorosas siempre en la vida del poeta- y la intensa actividad intelectual que desarrolló aquí,  las causas por las que Rocafort  ocupa un lugar importante en su azaroso viaje vital.

Aquí comenzó a vivir el dolor terrible de un exilio inevitable que lo conduciría a la muerte en Coillure, a las pocas semanas de su llegada.

Sin embargo, durante su etapa en Rocafort supo convertir  ese desgarro en un admirado y admirable trabajo poético, ensayístico y periodístico que el hispanista Ian Gibson y la escritora e investigadora Monique Alonso coinciden en describir como la época más tranquila y una de las más intensas y atractivas de su actividad intelectual.

Es el propio Machado quien describe lo que siente en Rocafort: “Esto es hermoso. Es como un poco de paraíso; sobre la huerta flamean todos los verdes, todos los amarillos, todos los rojos; el agua roja de esa venas surca graciosamente y abastece el cuerpo de esta tierra. […] Esto amo y admiro como una bendición” 

Villa Amparo, su residencia aquí, acudieron sus amigos: León Felipe, Rafael Alberti y Mª Teresa León, José Bergamín, Octavio Paz, Carmen Conde, Ramón Gaya, Vicente Gaos, Pérez Contel, Juan Gil-Albert… y tantos otros que dejaron constancia de sus vistas a Rocafort.

Durante mi estancia en Barcelona, he podido comprobar que la admiración a Machado -lejos de ser un lamento envuelto en la tristeza y la rabia que el exilio impone- se defiende y se define en la altura ética del hombre y en el incuestionado valor de su obra.

Ambas condiciones son las que lo han convertido en el referente de la generación literaria española del 98 (1898) y en uno de los poetas más relevantes de la literatura universal en castellano, junto a su gran amigo García Lorca.

Pensar que Rocafort pueda llegar a estar en esa red de Ciudades Machadianas,  que compartamos con Sevilla, Soria, Baeza, Segovia y Coillure el lugar que merecemos, que divulguemos junto a ellas un programa común en una ruta Machadiana de calidad; que Rocafort se convierta en visita obligada de quienes recorren los escenarios de la vida del poeta para recordarlo y admirarlo; que Rocafort ocupe el puesto que el poeta quiso darle y que en los textos que se estudien en cualquier nivel educativo aparezcamos por derecho propio tiene un coste económico de 2Mil€/año, pero su valor es muy superior.

No es una quimera, ni tampoco una pretensión fútil… Quien se atreva a comparar esta ilusión y esta oportunidad a cualquier otra en la que los valencianos hemos invertido -a nuestro pesar-  millones de euros para lograr situarnos en el mapa de la corrupción y del delpilfarro se equivocan.

Porque confunden (a sabiendas o no) lo que Rocafort merece con lo que la mayoría de Rocafort aborrece.

¿Por qué un homenaje de Rocafort a Machado?… porque hay muertos que logran insuflar su portentosa vida a quienes seguimos vivos.

Objetivo cumplido: Machado suma

23 de febrero de 2010. Martes

El “Año Machadiano” que se ha conmemorado en Rocafort, finalizó ayer: 22 de febrero. Ese mismo día, hace 71 años, el poeta Antonio Machado murió cubierto por el polvo de otra tierra que no era la suya. Obligado a huir al exilio por la España de “charanga y pandereta /cerrado y sacristía”, su corazón helado para siempre apenas resistió desde que llegó al pueblo francés de Colliure.

Cuatro asociaciones de nuestro pueblo: Republicanos de Rocafort, el Grup Esportiu i Recreatiu, la Asociación de Vecinos “Antonio Machado”, y la Asociación Cultural “La Pedrera”, han mantenido la presencia del poeta bueno, en el buen sentido de la palabra, durante un año entero.

Ayer mismo, la Casa de Cultura acogió un espectáculo titulado “Rocafort canta a Machado”, en el que se dieron cita colectivos escolares de Burjassot y Paterna (C.E.I.P. Fernando de los Ríos de Burjassot; la asociciación AFEMPES de Paterna,; y el C.E.I.P. “La Coma” de Paterna) y la participación de los alumnos de IVADIS Aldaia-Rocafort. (Eché de menos la participación de nuestros escolares: “San Sebastián”, “El Barranquet”, “IES Comarcal” …)

Como colofón, el “Coro de Rocafort“, afortunadamente cada vez más numeroso a pesar de las múltiples dificultades que debe sortear y que son ajenas a la voluntad de ese grupo de hombres y mujeres, que no hace sino consolidarlo como una oferta cultural muy digna. (A Carlos Pastor, por su entusiasmo, por su trabajo y por su empeño, mi reconocimiento personal).

En el transcurso del acto, conocimos, de la mano de la profesionalidad de Tomás Gorría, una preciosa edición coordinada por él mismo, que reúne una selección biográfica del poeta, datos acerca de su estancia en Rocafort, los textos premiados en el I Premio de Poesía “Antonio Machado en Rocafort”, y un resumen de las actividades que se han desarrollado durante este Año. Un buen trabajo complementado con un documental que ofrece, entre otras, imágenes inéditas hasta ahora, de la Valencia de 1938 en plena ebullición cultural, intelectual y política.

El esfuerzo de tanta gente, representada por las asociaciones promotoras, ha sido capaz de rescatar del olvido la estancia de Machado en Rocafort; de poner en marcha actividades que han despertado el reconocimiento popular al poeta; de mover la participación de colectivos diferentes; de producir una exposición, un documental, varias charlas formativas, una publicación, un premio propio … 

Ayer estuvo mi alcalde -y el vuestro-, impertérrito durante todo el acto. Las manos cruzadas sobre el regazo, obstinadas en sujetar una situación que desde luego le era ajena. Ni un aplauso logró arrancarle el espectáculo, hasta que, en el justo momento en el que entraba en escena el “Coro de Rocafort”, el concejal Llácer aterrizó entre nosotros.

“¡Hombre, qué sorpresa!”, le saludé

“Sí, ¿¿qué pasa?? Aquí estoy, para ver al Coro de mi pueblo, ¡¿pasa algo?!

– “Nada, tranquilo … es que como ya está acabando…”

– “Yo tenía que coordinarlo todo desde arriba …”

– “¡Aahh! …”

 Con la llegada de Llácer, el alcalde recompuso el ánimo; no era para menos, en el escenario, vecinos y vecinas de Rocafort: ovación cerrada al Coro y aplauso entrañable a Paco Ruíz, presidente de Republicanos de Rocafort que cerró el acto.

La obra de Machado enmarca la sencillez, la honorabilidad y la discreción de un poeta inolvidable.  Y la sociedad civil de este pueblo ha logrado, sumando esfuerzos, ideas y debates fructíferos, sacar adelante un interesante proyecto ciudadano.

El Ayuntamiento debió arrimar el hombro sin rodeos, y desde el primer momento, para que esa elogiosa iniciativa contara con. los recursos públicos necesarios. No lo hizo.

Sin embargo, inexplicablemente, el alcalde ha logrado estampar en negro sobre blanco, su compromiso con la Cultura en una publicación más que digna, muy alejada de los habituales panfletos/libelos que con tanta frecuencia acaudilla y paga con el dinero de todos. En la publicación presentada ayer mismo, afirma Bosch en la salutación que firma con su nombre:

[la edición de una publicación literaria] es siempre motivo de gozo, y más para quienes hemos apostado por la cultura, como forma de relación entre los ciudadanos y ciudadanas de Rocafort […]

En nombre del Ajuntament de Rocafort, y en el mío propio, doy las gracias a todos los que han colaborado […] en las actividades organizadas en memoria del poeta y dramaturgo […]”

Justo es reconocer a los verdaderos promotores y organizadores del “Año Machadiano en Rocafort”: Republicanos de Rocafort, Grup Esportiu i Recreatiu, Asociación de Vecinos “Antonio Machado”, y Asociación Cultural “La Pedrera”. Y a Tomás Gorría, por su especial colaboración y su trabajo.

Sobre la habilidad del alcalde, únicamente cabe reflexionar. 

 

WordPress.com.

Subir ↑