Buscar

Blog de Amparo Sampedro Alemany

ESCRIBIR PARA PENSAR

Etiqueta

pura vida

“Xé, de tota la vida!” (campanya electoral 26J)

Dimecres, 22 de juny de 2016

 

Que se n’apropien, de la socialdemocràcia uns i de la moderació uns altres, significa que la campanya electoral ha pegat un bot altra volta en pocs dies.

Resulta que Podemosla soca mare que abasta confluències i plataformes de tot tipus i caràcter, ara és socialdemòcrata “de tota la vida”; i resulta que, d’altra banda, a Mariano Rajoy (Déu ens lliure del mal!) no li cau la cara de vergonya cada volta que diu que el PP és un partit moderat i assenyat, també “de tota la vida”

[ De tota la vida és l’expressió amb la qual l’autor d’una frase (o d’un discurset) dicta sentència favorable sobre la bestiesa que acaba d’amollar ]

Que Podemos abrace la socialdemocràcia -que tantes voltes ha maleït-, que distinguisca Rodríguez Zapatero com el millor president de la democràcia espanyola i considere Felipe González com un dels personatges polítics més importants i extraordinaris del segle XX -després d’haver carregat contra ells amb una dèria quasi malaltissa-, no fa sinó convéncer-me una miqueta més de que Podemos  no sap per on tirar perquè encara es troba en l’etapa freudiana de l’època inicial del creixement. I la cosa va per a llarg.

A mi no m’importa que Podemos diga de cop i volta que és un partit socialdemòcrata de tota la vida, (com més en serem més riurem, que diria aquell) però veritat és que s’ho han de fer mirar perquè eixa ximpleria [tonteria, bestiesa, estupidesa, bajanada, o burrada] els ha quedat una mica massa. Vaja, que no s’ho treuen de les mans.

El que sí que m’importa i molt és que els votants caiguen en la temptació (Déu ens lliure del mal!) de creure’s que el PP és un partit moderat i assenyat. I tant se m’en dóna que siga d’ara mateix o de tota la vida (que al cap i a la fi és el mateix). Per ahí sí que no. 

El PP és un partit de dretes de cap a peus i “como mandan los cánones”. Ni conservador ni lliberal: de dretes, ultralliberal i ultramontà. O siga, plus ultra (més enllà) de qualsevol punt ideológic, polític, econòmic i social que puga arrimar-se ni que fóra de lluny a la moderació i el trellat.

Així que, ja n’hi ha prou de tonteries [ximpleries, bestieses, bajanades, estupideses o burrades] a tort i a dret.

És que precíssament als valencians ens han d’explicar encara què és el PP?¿cómo es él y a qué dedica su tiempo libre? (que diu la cançó)

És que cada volta que n’hi ha d’eleccions, cal recordar-nos-en de la vergonya d’haver-lo consolidat durant anys al front de governs corrruptes, trileros i immisericordes amb les persones i els seus drets?

Aixó és precís?

Per l’amorrr de Déu! -que també és una dita molt valenciana-, és que no n’hem tingut prou de disbarats, de corrupció, de supèrbia i de malifetes? De Cotino, de Camps’s -dos-, de Fabra’s -dos-, de Zaplana, de Rita, de Blasco, de Medina, de Rus, de Crespo’s, de Caturla, de Grau, de Costa, de Rambla, de Serra, de A.Llácer&C.Navarro (de dins de casa)…  i de tants d’altres, no n’hem tingut més que suficient?

De tota la vida, esta gentola és moderada i assenyada?  De tota la vida, qui els han defensat i segueixen fent-ho, són moderats i assenyats?

 

 

 

 

 

 

 

 

De tota la vida de veritat -de la meua, clar-, la coca de mida i el arròs al forn de mare són els millors que tastaré mai (i només són eixemples molt xicotets)

 

D’ara endavant, i de cara al diumenge, fem-nos un favor: pensem amb el cap. Perquè de tota la vida de veritat, quan reflexionem l’encertem.

 

 

 

 

 

Campaña electoral 26J. Día 4

 

Viernes 17 de junio de 2016

 

“Una democracia, más que un régimen de acuerdos, es un sistema para convivir en condiciones de profundo y persistente desacuerdo. Ahora bien, en asuntos que definen nuestro contrato social o cuando se dan circunstancias especialmente graves, los acuerdos son muy importantes y vale la pena invertir en ellos nuestros mejores esfuerzos. Aunque mantener el desacuerdo puede ser mejor que ceder a un mal compromiso, aunque los compromisos sean considerados (a veces con razón) el resultado de una negociación entre quienes carecen de principios o una mera cuestión de equilibrio de poderes, una realidad se impone tozudamente: los desacuerdos son más conservadores que los acuerdos; cuanto más polarizada está una sociedad, menos capaz es de transformarse. Ser fiel a los propios principios es una conducta admirable, pero defenderlos sin flexibilidad es condenarse al estancamiento”

(D.Innerarity)

 

Campaña electoral 26J. Día 3

Jueves 16 de junio, 2016

Día 3

Avanzamos: el candidato Iglesias reconoce a Rodríguez Zapatero como el mejor presidente de Gobierno que España ha tenido en democracia (condición sine qua non para afianzar su reconversión socialdemócrata)

Avanzamos: el candidato Rivera pone nombre y apellido al pacto imposible con el PP, Mariano Rajoy.

Avanzamos: el candidato Sánchez es obligado por los periodistas a aclarar la sencilla declaración de Jordi Sevilla, que esos mismos periodistas habían tergiversado.

No, no avanzamos: el candidato Rajoy se emociona ante un campo de alcachofas.

 

Campaña electora 26J. Día 2

 

Miércoles 15 de junio de 2016

 

Esto avanza con la penosidad añadida del viento de Poniente. Es decir, tensión arterial a la baja e insomnio.

Mientras se sigue “debatiendo” a golpe de twit/Fb cuestiones tan relevantes para la política española como la gestualidad de los candidatos durante el Debate-4 del lunes, aquí siguen saliendo a la luz más y más, y más, casos de corrupción política protagonizada por el PP.

Me asquea la capacidad camaleónica que conservan muchos de los cargos del PP y me asombra comprobar que su ascendencia sobre el electorado es muy elevada.

Me resisto a creer que la verdad no importa; que el saqueo a las arcas públicas nos la trae al pairo; que Aquamed (empresa pública) se planteara verter ácido clorhídrico al Ebro para que FCC aumentara sus ganancias y que nos dé igual; que se acabe de descubrir otra fuga de millones de euros en un hospital público de Castellón y que miremos hacia otra parte; que los centenares de gobiernos municipales progresistas que llegaron a los ayuntamientos hace ahora un año, estén pasando un auténtico calvario para poder resolver las indecencias con las que se han encontrado y que eso no nos haga reflexionar sobre qué es el PP y a qué se dedica realmente.

Lo repito, me resisto a creer que la verdad no importa. Que no importa que el PP lleve legislando contra los ayuntamientos, desde que llegó al Gobierno de España, para enmascarar el despilfarro de la administración general que gobierna y el de las comunidades autónomas que gobernó hasta hace apenas 1 año.

Me resisto a  pensar que nada de todo eso tiene importancia; que como vecinos de Rocafort, de Santa Pola o de Vistahermosa, no nos sentimos afectados por lo que ha significado un gobierno de España en manos del PP: su soberbia y su incompetencia.

Lo tengo clarísimo: el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, es -con mucha diferencia sobre el resto- quien mejor puede sacar adelante un proyecto político gobernable, plural y conciliador en el que cabemos una amplia mayoría de las personas de este país.

 

 

 

Campaña electoral 26J. Día 1

Martes 14 de junio de 2016

 

Campaña, Día 1.

Por lo visto, los “gurús” de las redes sociales tienen tan identificados a los indecisos que son capaces de llamar a la puerta de cualquiera de ellos para pedirles un “selfie” y entregarles un diagnóstico de su caso concreto.

Algunos periodistas (?), los que defienden su profesionalidad (?) con “uñas y dientes” para posicionarse en favor o en contra de una opción política, siguen indignándose con extrema facilidad cuando el contrario incumple el código deontológico que ellos mismos destrozan con vergonzosa normalidad.

Es curioso observar el comportamiento de grandes grupos de Comunicación, capaces de servir a una cosa y a su contraria. El ejemplo de ATRESMEDIA con LaSexta y Antena-3, y editora también del diario La Razón, ilustra esa esquizofrenia. Cada día que pasa, el parecido entre dos de sus estrellas más fulgurantes, los periodistas (?) Ferreras y Marhuenda, es mayor.

Contemplamos la realidad que comenzaron a dibujar con trazado grueso organizaciones políticas tan diferentes como el PP y Podemos, inmediatamente después de las elecciones del pasado 2o de diciembre.

De la mano de ambas, recorremos el camino que alumbra la asombrosa metamorfosis que ha experimentando la segunda:  desde su corrosiva apuesta “antisistema” (hasta hace poco más de un año), pasando por la “transversalidad” de sus propuestas ideológicas y la negación histérica de la existencia de la “derecha” y de la “izquierda” (hasta hace apenas seis meses), para llegar a su autoproclamación como depositaria de las esencias de la socialdemocracia, hace unos días, una vez engullidos y silenciados los restos de IU.

Ahora sabemos que, en realidad, no es que el bipartidismo sea una maldición bíblica producto de “la casta”  -como ha machacado incansablemente Podemos desde mediados de 2014 hasta hace apenas unos días- sino que el bipartidismo es bueno y conveniente, si son ellos quienes lo co-protagonizan con el PP.

Mientras eso ocurre, Mariano Rajoy, que es un virtuoso fumador de puros, disfruta de la liturgia con la que celebra seguir siendo el líder menos valorado (como siempre) y el aumento de su perspectiva de voto (también como siempre)

 

Anoche hubo Debate a 4 y anoche fue cuando realmente empezó esta campaña electoral.

 

Rienda suelta a la emoción. ¿Por qué no?

 

Jueves, 24 de marzo de 2016

 

Hay emociones indescriptibles que vivimos pasivamente porque la Razón no sabe explicarlas.

A mí también me pasa. A todos nos pasa. No importa lo que creemos o lo que no creemos. No reunimos la fuerza suficiente para evitar que ocurra. Tampoco queremos hacerlo. Sucede y ya está.

Cada vez que escucho Caridad del Guadalquivir de Paco Lola, se me arremolinan emociones irresistibles: se llama pasión.

La escuché por primera vez hace años aquí, en Rocafort, durante el recorrido de una procesión e interpretada por la Banda de la Agrupación Musical. Cuando terminó, giré la cabeza porque aquella pieza de música me había provocado una emoción inexplicable y quería agradecérselo a la Banda. Me encontré con la amplia sonrisa de Paco “el Ventilla” la misma que le brotaba cuando Andalucía y los andaluces -como él- se empoderan. 

Hoy es Jueves Santo y no importa en qué creemos o en qué no creemos.  No importa por qué sí o por qué no. Importa saber que las emociones son rescoldos de los sentimientos, de los pasados y de los presentes.

Y sí, me emociono y lo disfruto porque eso también forma parte de mí.

 

 

 

 

¿En serio que no sospechaban nada…?

Martes, 15 de marzo de 2016

 

No, no sospechaban nada.

 

El Roto

 

 

Nadie sospechó nunca de sus propias campañas electorales, que eran ostentosas y presumiblemente carísimas. Nadie pensó que el attrezzo que se gastaban debía costar una pasta gansa. Nadie. 

  • Presuntamente, los asistentes a los almuerzos de cada sábado nunca se plantearon por qué no los pagaban a escote. Una comarca tras otra, un pueblo tras otro durante años y por toda la provincia.
  • Presuntamente, la militancia no se preguntó por qué no pagaba una cuota por su afiliación (en la mayoría de los casos)
  • Presuntamente, a nadie de todos ellos (y de ellas) le extrañaba la cantidad de medios y de recursos con los que contaban.
  • Presuntamente, nadie sospechó nada porque todo sucedía como debía suceder. Naturalmente y sin aspavientos. Ungidos como estaban por una mayoría silenciosa que ni me pestañeaba ante lo evidente.

 

 

La conversación que Mª José Alcón mantuvo con su hijo de 20 años y que hoy transcribe el diario Levante-emves elocuente y miserable.

La reacción del joven provoca náuseas.

 

Sí, la realidad supera la ficción.

¿Y qué?, si al fin y al cabo ninguno de todos ellos (y de ellas) sospechó nunca nada. Presuntamente, claro.

 

 

 

 

 

 

 

Cambiar lo que somos, porque duele el alma.

8 de Marzo. 2016

 

“Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”, escribió Galeano.

Soy hija y nieta de generaciones cuyas mujeres eran sujetos pacientes de un cerebro inescrutable, como los caminos del Señor (Amén)

Soy hija y nieta del “Tiempo de silencio” de Martín Santos, de la Navidad con “Mujercitas”de las letras de Mocedades“…tú me admiras porque callo y miro al cielo. Tómame o déjame”, de Cecilia“… era feliz en su matrimonio, aunque su marido era el mismo demonio”, o de Jarcha y una libertad sin ira para “… gente que solo desea su pan, su hembra y su fiesta en paz […] gente muy obediente hasta en la cama…”

Soy hija y nieta de generaciones de mujeres malheridas, malqueridas y malparadas. Y todas ellas bienparidas.

Madre, también soy madre. Mujer y madre: una entre tantas de una generación de mujeres que aprendimos adónde urge llegar, precisamente porque sabemos de donde venimos y lo aborrecemos. Sí, nosotras, que también tarareamos ingenuamente algunos de los versos terribles del pop español de finales de los 80, con  Loquillo “… solo quiero matarla a punto de navaja, besándola una vez más” o con Los Ronaldos … tendría que besarte, desnudarte, pegarte y luego violarte hasta que digas ‘sí’…'”

Las mujeres y las madres de mi edad, recogiendo el testigo de las que nos precedieron, hemos luchado para entregar a una generación de treinteañeras lo que era suyo de justicia. Lo que nadie jamás debió arrebatar a nuestras madres y a nuestras abuelas: libertad. Libertad para pensar, para decir y para decidir. Les hemos ofrecido todo lo que sabemos y lo que seguimos aprendiendo para seguir sabiendo. Para no olvidar, para avanzar juntas. Para hacerlo todos juntos.

Sin embargo, cuelgan dolorosamente del vacío algunas generaciones de mujeres adolescentes y jóvenes inmersas en relaciones tremendas, que admiten con una normalidad que aterra. Relaciones tóxicas que las están matando en vida, que las destruyen como mujeres y que las aniquilan como personas.

Cuando las escucho, me duele el alma. Cuando observo su comportamiento, me duele el alma. Cuando explican su vida, me duele el alma. Cuando leo sus muertes, se me hiela el alma.

Sí, el alma. El alma que nos reconocieron los hombres 600 años más tarde de lo que estaba previsto. El alma que me nombra y que nos nombra, la que nos diferencia para unirnos con más fuerza a ellos: en igualdad de condiciones, en igualdad de oportunidades.

Galeano escribió que, al fin y al cabo, “somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”.

También escribió:

 

 

Nadie podrá convencerme de que eso no es posible.

 

Política de campanario: localismo (personal y territorial)

Domingo 28 de febrero de 2016

 

Cuando el debate sobre la izquierda y  la derecha pretende superarse con este otro: los de arriba y los de abajo. O con este otro: la vieja la nueva políticaO con este: prohibido politizar.

Cuando se niega la existencia de ideologías, para forjar el descreimiento y el desafecto y liderarlos.

Cuando las personas somos sustituidas por gente.

Cuando se busca la complicidad con la gente, para no interpelar a la ciudadanía y evitar que la Política sea un derecho ejercido por las personas.

Cuando el discurso estriba en decir lo que la gente necesita escuchar y no en lo que las personas queremos comprender para saber y para creer.

Cuando la primera persona –yo, mi/mí, me, conmigo / nosotros, nos, nuestro es lo único posible frente al caos (ficticio, por supuesto)

Cuando el nosotros tiene un valor excluyente, para reforzar el desprecio a los otros.

Cuando lo nuestro significa laminar lo de los otros

Cuando consiste en que los indignados y los desesperados se conviertan en complemento directo y necesario de la cita más popular de Maquiavelo.

[…]

Cuando todo o parte de esto está ocurriendo y lo comprobamos, descubrimos con estupor que se trata de un trabajo de campo llevado a cabo para aceptar -o desestimar- algunas teorías de las Ciencias Sociales (Ciencia Política, Sociología y Económicas)

Y lo que aún es peor: todo esto para el divertimento intelectual (lícito, mientras se mantuviera en el ámbito estricto del debate erudito) de quienes han decidido abandonar provisionalmente la confortable polémica de sofá, para aliviar la pesadumbre de sus indolentes conciencias, arrastrada durante años.

Puro localismo (personal, territorial)

En la práctica, desalentadora política de campanario.

 

 

WordPress.com.

Subir ↑