Buscar

Blog de Amparo Sampedro Alemany

ESCRIBIR PARA PENSAR

Etiqueta

Reposo y prudencia (diario de la esperanza)

Maldita noticia

Lunes 24 de enero. 2011

Hoy no hay hueco para otra cosa que no sea la noticia que ha sacudido a la gran mayoría de vecinos y vecinas de Rocafort: según ha desvelado el diario Levante-emv, el alcalde y el concejal de Fiestas están siendo procesados por el accidente laboral que sufrieron dos empleados municipales el 14 de diciembre de 2004.

El fiscal acusa a Sebastián Bosch y a Agustín Aliaga de un delito contra el derecho de los trabajadores y de dos delitos de lesiones por imprudencia; pide cuatro años de cárcel para cada uno, y alrededor de 125.000€. Y eso, sin contar con los más de 285.000€ que solicita la acusación particular de uno de los operarios.

“¡Maldita noticia!“,  deben haber pensado Bosch y Aliaga.

“¡Maldita noticia!”, hemos pensado los vecinos y vecinas de Rocafort.

Pero sus motivos no son los nuestros.

Para cualquiera de nosotros, lo que hoy hemos leído nos recuerda que el accidente pudo haberse evitado: la Inspección de Trabajo señala (según informa también el periódico) que el siniestro se produjo porque la grúa en la que operaban para instalar la iluminación navideña , no reunía condiciones para circular en la vía pública; porque los trabajos no habían sido señalizados, y porque nadie estaba regulando el tráfico (¿dónde estaba la Policía Local esa maldita tarde?) …

Para cualquiera de nosotros, lo que hoy hemos leído nos recuerda que dos empleados municipales estuvieron a punto de perder la vida; y que, tras salvarla milagrosamente, lo que perdieron fue su trabajo: uno, fue despedido durante el tratamiento de sus graves lesiones (y tuvimos que pagar la indemnización por “despido improcedente”); y el otro, nunca volvió a ser empleado en el Ayuntamiento.

Para cualquiera de nosotros, lo que hoy hemos leído nos recuerda que también hemos pagado una indemnización a una empleada municipal porque una sentencia judicial reconoció que había sufrido “acoso laboral”; que hemos pagado “despidos improcedentes”; que hemos pagado recargos a la Seguridad Social y penalizaciones; que hemos pagado cientos de miles de euros por desórdenes administrativos;  y que el Ayuntamiento es responsable subsidiario del irresponsable comportamiento de nuestro gobierno municipal.

Lo de hoy ha sido una maldita noticia … otra maldita noticia para los vecinos y vecinas de Rocafort que sabemos que no la merecemos.



La fiesta del patrón (y IV)

Sábado 22 de enero de 2011.

Lo que hace años era una reunión amable alrededor de una paella que compartían todos los empleados municipales y todos los miembros de la corporación, para brindar por el nuevo año aprovechando la fiesta de San Sebastián, se ha convertido en un espectáculo (caro) en honor del patrón.

Es difícil aceptar la invitación y sumarse a esa exhibición, y, aún más, sabiendo que el coste de la representación ronda los 5 ó 6 mil euros.

Las buenas relaciones entre empleados y concejales han de cultivarse diariamente, porque el respeto y el reconocimiento objetivo de nuestras respectivas tareas garantiza la comprensión y la cordialidad. La comida de hoy no protege precisamente esa visión tranquilizadora que unos y otros (empleados y concejales) agradeceríamos, y que habría de desarrollarse a diario (la experiencia lo demuestra año tras año …)

Y eso también habremos de recuperarlo.

Hasta entonces, la fiesta del patrón celebra hoy la que puede ser su última edición.

Crónica del año 2008

Crónica del año 2009

Crónica del año 2010

Éste es el escrito declinando la “invitación” de este año:

¡Agotan!

Miércoles. 12 de enero de 2011

La isla de contenedores que el ayuntamiento pretende instalar en la calle Barón de Terrateig, augura otro problema (de hecho, ya lo es).

El proyecto redactado para las obras, entre otras, de la plaza de San Sebastián, contemplaba esa isla de contenedores en la misma plaza; eso supuso una excavación (que pagamos), y un encofrado (que pagamos). La improvisación de la que hace gala el gobierno local provocó la queja de los vecinos, y supuso que la zona destinada a los contenedores se cubriera (y lo pagamos), y una modificación sobre la marcha (que también pagamos).

Tiempo después, en la calle Barón de Terrateig comenzó otra excavación (que pagamos), otro encofrado (que pagamos), y la instalación de cinco contenedores (que pagamos). Y eso, además de la redacción del proyecto correspondiente (que también pagamos)

En un municipio como el nuestro, pequeño (6.600 habitantes) y tranquilo, destinamos más de 100.000€ anuales a los salarios de los concejales del equipo de gobierno; unos 3.800€/mes, para que el alcalde se dedique exclusivamente a gestionar los intereses municipales, y unos 890€/mes para que los concejales con responsabilidades de gobierno trabajen cuatro horas (¡4 horas!) diarias en sus menesteres públicos.

Ninguno de ellos, ¡ninguno!, advirtió que instalar una isla de contenedores en la calle Barón de Terrateig (en el acceso a una vivienda), iba a suponer un grave problema. Ninguno, ¡ninguno!, cayó en la cuenta de que en el mismo lugar donde habían decidido iniciar las obras, había una puerta y que la acera existente es impracticable.

Yo creo que resulta agotador contemplar y confirmar tanta torpeza.

¿Por qué seguir así?

Lunes. 10 de enero de 2011

Las obras de la nueva Escuela Infantil Municipal están paradas. Ni son rumores, ni son suposiciones: son hechos. La empresa adjudicataria solicitó formalmente la paralización total de la obra el pasado 20 de diciembre.

La cronología es aséptica, pero dolorosa:

– El gobierno de España subvencionó con 569.138€ la construcción de la nueva Escuela Infantil (febrero de 2010)

– Los terrenos escogidos por el gobierno municipal para la construcción de la nueva Escuela estaban situados en el PAI de “el Bovalar”, todavía por urbanizar (solicitamos por escrito informes técnicos que avalaran la viabilidad del proyecto, y que garantizaran el cumplimiento de los plazos establecidos por el PlanE-2010 para obtener el 100% de la financiación. No hubo respuesta)

– Se encarga la redacción del proyecto a un arquitecto. Solicitamos verlo. Al examinarlo, manifestamos nuestras dudas (técnicas) acerca de su solvencia.  No hubo respuesta.

– En junio, la Mesa de Contratación formada, entre otros, por el alcalde y por el concejal de Urbanismo, Javier Almela, aconseja adjudicar las obras a una U.T.E. (Reva-Villegas Construcciones), por 447.553,53€. Y el alcalde firma el decreto.

– Comienzan los problemas

– En noviembre, el alcalde comunica a la empresa que están obligados a cumplir con los plazos de ejecución (la obra debía finalizar el 24 de diciembre de 2010). La subvención, de la que el Ayuntamiento recibió el 75% inmediatamente, no se completará si no se cumplen los plazos exigidos.

– En diciembre, la empresa responde con contundencia y expone los innumerables problemas que no han sido subsanados todavía para poder avanzar la obra; problemas que se resumen en dos: primero, la parcela forma parte de un PAI que sigue todavía en proceso de urbanización (el solar no dispone de todas las acometidas básicas), y segundo, un proyecto de ejecución de la obra incompleto que requiere la redacción de un Proyecto Modificado que incluya las variaciones “ordenadas” durante estos meses, que no estaban contenidas en el proyecto inicial, y que suponen, hasta la fecha, un importe superior en un 42,76% a lo previsto en el proyecto inicial.

La empresa solicita que se proceda a la paralización total de la obra hasta que se regularice la situación administrativa y la dirección facultativa defina y aclare detalles constructivos y técnicos que afectan de manera determinante al conjunto.

No mercemos seguir así: sujetos a la improvisación, a la desidia, y a la arrogancia de quienes se niegan a aceptar que el entendimiento y la colaboración también forma parte de la política municipal, y que es posible -porque es justo y es necesario- poner sobre la mesa lo mejor de cada uno para sacar a relucir lo mejor de todos: lo que nos une.

Lo que está ocurriendo con la nueva Escuela Infantil, ocurrió ya con las obras de la calles Bonavista, Toledo, López Trigo, plaza de San Sebastián … un proyecto insolvente técnicamente (por el que pagamos 70.000€), y la incapacidad para escuchar y renocer errores, obligaron a gastar más y más dinero en parchear lo que hubiera tenido solución desde el primer momento. El resultado ha sido el que conocemos: una plaza, la de San Sebastián, urbanísticamente inexplicable. Una calle, la de López Trigo, re-hecha a pedazos; y dos calles más, Toledo y Bonavista, a expensas de no se sabe qué intenciones definitivas.

¿Por qué seguir así? … de verdad lo creo: no lo merecemos. ¡Podemos cambiar las cosas, y no debemos renunciar a hacerlo!

¡Gracias!

Domingo. 9 de enero de 2011

Fin de semana espléndido. Salgo a la calle por primera vez, y disfruto del sol, del aire libre y de la gente. Es fantástico recuperar el paso a medida que cosecho sonrisas y abrazos.

Mi recuperación avanza al ritmo que impone la curvatura de mi espalda; olvido (sin poder evitarlo) los malos ratos acumulados desde mediados de diciembre, y, mientras, consigo progresos que me despegan del dolor vivido, y del miedo. Es cierto: hay emociones que la memoria disuelve para poder seguir en pie, para seguir ganando, y para seguir creyendo.

Estoy de vuelta; devuelta a mi mesa, a mis papeles, y a este blog.

Gracias por esperar.


Incorporada

Martes. 4 de enero de 2011.

(Fuente: flickrr)

Del quirófano se regresa con cautela; y una vez valorados los riesgos, la realidad se reincorpora a pellizcos.

Hace pocos días, cuando el obispo de Alcalá de Henares, Monseñor Reig-Pla, definió la violencia contra la mujeres como la penitencia que paga el pecado de apostar por la libertad, a mí todavía me colgaba un gotero que parecía ralentizar su viaje analgésico para calmar, además, el dolor de la noticia.

Un par de días más tarde, Carlos Fabra me facilitó un tránsito rápido desde una somnolienta estancia hospitalaria hasta la puerta de mi casa; las portadas de todos los informativos me espabilaron y en un santiamén volví a admitir que no hay más cera que la que arde, y  que la sinvergonzonería la administran desde las propias instituciones los petimetres con desórdenes individuales graves que no dependen de la Justicia para su curación.

Con ese par de pellizcos reales y dolientes, regresé a casa; subí a mi habitación y reconocí el alivio casi mágico de mis sábanas.  A partir de ese momento, recuperarme de mi operación será sencillo; recuperarme de la realidad, tan apasionante como siempre.

¡A tiempo!

31 de diciembre de 2010. Viernes

Aquí llego, justo a tiempo para proponeros un año nuevo y limpio, una oportunidad por estrenar y toda la esperanza para ganarla.

Con la gente y para la gente, trabajaré todo lo que esté en mi mano para que en 2011, en Rocafort, podamos sentirnos un poco más felices.

Buena noche.

WordPress.com.

Subir ↑