Buscar

Blog de Amparo Sampedro Alemany

ESCRIBIR PARA PENSAR

Etiqueta

verano

Enfilem el Dia del Crist

 

Diumenge 31 d’agost de 2014 (matinada del dia 1)

 

Vençut també l’últim cap de setmana de Festes, enfilem el Dia del Crist. El Dia Gran.

Fins arribar ací, dimecres disfrutarem bona cosa amb les dones que formen la filà de Nezayem.  Treballadores, divertides, i incansables. Durant tot el dia, al peu del canó a la plaça d’Espanya oferint esmorzars, dinars i per la nit vora mil persones agraïnt-les tanta generossitat.

Concert de Dos animales tributant els Rolling, els Beatles i tants d’altres… l’homenatge als quals sempre serà un reconeixement degut.

 

 

Dijous, nit grossa. Carnaval de Rocafort. Més de 70 professionals de les Forces i Cossos de Seguretat de l’Estat, de Protecció Civil i personal Sanitari vetlen l’organització i la seguretat (la nit, mereix un comentari per ella mateix)

 

La nit de divendres, les veus d’Apa (Josep Paricio) i de Teresa encisaren la gent que omplí l’església i els carrers.

Cant d’estil valencià oferit al poble en les Festes Majors.

Ferem punt a la porta de l’Ajuntament per començar junts el camí de festa que la tradició valenciana (i en valencià) anima amb tabalet i dolçaina i veus prodigiosses.

Primer l’església, que, des de les Festes de 2011, obri les portes de bat a bat perquè el Santíssim Crist de la Providència, acompanyat i custodiat per l’autoritat religiossa, presidixca un dels moments mé emotius. És a Ell (al Crist) i a Santa Bàrbera i Sant Sebastià (patrons de Rocafort) als qui se’ls dedica les primeres albaes. 

Fent camí, a la plaça del Bulevar una important representació de les filaes mores de Ben-Al-Katre i de Nezayem, (els Bereberes no pogueren arribar a temps) i de la cristiana de Els Llauradorsescoltà els cants d’agraïment pel seu treball i la seua constància. 

En girar cap el carrer Convent, ens esperava la persona més major del poble,  José Mª López Bañuls fuster de professió i de cor, i la seua família.

Si fa no fa, un segle de vida a les seues esquenes i tot el que aixó puga significar.

Més avant, en el cor de l’avinguda Aussiàs March (que així és com s’escriu el nom del gran poeta valencià de Beniarjó), la família Guerrero-García havia parat taula al carrer perquè els clavaris de santa Bàrbera s’estovaren en la primera nit que han tingut de descans.

Jorge Guerrero García, clavari Major, i els 16 companys de la clavaria acompanyats de Bárbara Marco Sancho (Cambrera de la clavaria) reberen també l’agraïment del poble en la veu i els cors d’Apa i de Teresa.

Però la nit seguia avançant. Al carrer Mossén Sorribes, les set clavariesses de la Mare de Déu del Roser, Mireia, Carolina, Inma, Ana, Marta, Carla i Elena, també feien la seua.

Són les xiques joves que enguany han demostrat que la festa cal treballar-se-la des del principi, amb responsabilitat i molta alegria. 

Bajoqueta Rock eixia a l’escenari de la plaça Major,  quan les albaes entraven al carrer Jaume I per agraïr-li al pregoner d’enguany, l’escriptor  José Enrique Ferriols Monrabal, la seua participació.

Enrique és un home que ha fet de la seua passió la seua devoció; o siga, convertir la memòria oral de Rocafort  en narracions de la nostra història no escrita que només els records viscuts d’algunes persones en poder fer constància.

En acabar les albaes, la plaça Major ja era  una festa divertida i molt sorprenent per a la majoria, que potser no coneixien la gran professionalitat del grup de rock valencià que porta vora 30 anys damunt d’un escenari: Bajoqueta Rock.

Gent gran, jove i menuda ballarem un repertori fantàstic dels clàssics de la mà de músics i veus excel.lents que han posat lletra a les peces més conegudes del rock i del pop, les quals han escrit la banda original dels anys 60, 70, 80 i 90.

 

 

 

Dissabte, els Moros i Cristians ensordiren la jornada amb pòlvora i música. Música que resona al cos amb la força dels instruments de percussió. Trajes que ens deixen esbalaits, ritme acompassat i elegància en el pas. 

Llauradors, clavariesses del Roser, Ben-Al-Katre, boato Zarabanda, Bereberes i Nezayem, que tancà la desfilà amb una apoteosi de color en els seus trajes i la sorpressa d’una carrossa que deixà a tots bocabadats.

Ritmes Mestissos a la plaça del Bulevar en acabar la desfilà.  

Hui diumenge escolte els esclafits de la cordàExtraordinària. El foc mossega la plaça Major i el soroll no dona treva.

Ha arribat la fi del dia; un dia preciós en el què les clavariesses de la Mare de Déu del Roser han celebrat la seua festa, la Mare de Déu de la Corretja ha estat present a través de la seua confraria i els clavaris de Santa Bàrbera preparen la seua anunciant-la amb el foc i la música (sempre la música!) de la Duta, l’emoció de mostrar la casa de la Santa a tot el poble i de botar-li foc a una de les nits més esprades: la de la Cordà.

I en aixó estan ara… que la nit siga bona i en pau.

 

¡Viva los cómicos!

 

Viernes 29 de agosto de 2014

 

El lunes, la plaza Mayor fue escenario de una sesión de monólogos y de diálogos a cargo del actor, humorista, escritor y guionista Pedro Reyes y de los actores y humoristas que forman el dúo JUJA.

Cómicos y comediantes.  Profesionales, jocosos, transgresores, irreverentes con el Poder (sea el que sea), imaginativos, lúcidos, hábiles en el gesto y en la palabra, corrosivos, críticos, incómodos para el Poder (sea el que sea)…

El martes, el Carnaval Infantil reunió a centenares de niños y de niñas que desfilaron con disfraces también transgresores, también imaginativos, también jocosos.

El humor no es fácil; nos desternillamos de risa o nos hiere, o nos provoca rechazo; nos relaja y nos dejamos llevar o nos resulta incomprensible, o chabacano, o grotesco; nos hace pensar y reconocemos entre risas que es cierto aunque nos avergüence pensar lo que pensamos.

Uno de nuestros grandes cómicos y comediantes fue Miguel Gila. 

A finales de los 60 del siglo pasado, Gila se exilió. Su humor,  en mitad de la morbosa y oscura época franquista, resultaba procaz, irreverente, incómodo, transgresor, corrosivo… O sea, insoportable para el Poder.

Hoy, casi 50 años después, el humor de Gila destila la misma fuerza que entonces. Han pasado casi 50 años, es cierto; pero los buenos cómicos y comediantes siempre han hincado el diente en el lugar preciso.

 

 

 

 

 

 

 

Anoche, Carnaval  soltó las riendas que nos sujetan y cualquiera pudo hincar el diente a lo prohibido.

Hombres que son mujeres, mujeres engañando a su instinto o haciendo valer el que nadie nos otorga; pecados veniales y mortales;  Adán y Eva en una conjunción imposible; Peret resucita a las pocos horas -la muerte es una broma de mal gusto- y se arranca con una rumba catalana;  muchos quieren ser Nerón, el más depravado de los césares. Curas que persiguen a monjas y obispos que no pretenden la redención; un cristo es arrastrado sobre un carro de Mercadona, a sus pies el alcohol descubre que quienes le acompañan saben lo que hacen; mientras, Jua Carlos I y su elefante (del que ya nunca la Historia podrá separarlos), son la mofa del respetable.

 

Más de 1.000 años burlándonos de nosotros mismos y de quienes no nos lo permiten.

 

¡Viva los cómicos!

 

A los hijos del Rock&Roll, ¡bienvenidos!

 

Lunes 25 de agosto, lunes

 

Agotado el primer fin de semana de Fiestas Mayores 2014.

El viernes, con el Pregón, empezó todo.  Creo, sinceramente, que fue una noche fantástica; la gente lo repite con orgullo y se siente satisfecha.

La presentadora del acto, Olga Sancho Guaita, acertó su tono y su texto; su amplia  sonrisa contagiaba alegría.

El lip-dub de los clavarios de santa Bárbara y de las clavariesas del Rosario, que no sabían que iba a mostrarse esa noche públicamente, fue un éxito.

La intervención del pregonero, el escritor José Enrique Ferriols Monrabal, fue exquisita y sentida. Su voz, contundente y hermosa, afianzó con ritmo las ideas que sus palabras describían. 

La primera parte finalizó con la presentación, por primera vez, de la interpretación conjunta del Himno a Rocafort, a cargo de la Banda de la Agrupación Musical y de la Coral Polifónica. La plaza entera vibró con la proyección de la grabación en directo que se hizo el pasado 30 de junio en la Casa de Cultura con motivo del homenaje que rendimos al Maestro José Dolz y a Francisco Marco Valero.

La segunda parte fue deliciosa. El grupo Art i Corda, acompañado de la vocalista Cristina Blasco -una de las mejores voces femeninas españolas de jazz- dejó boquiabierto al público.

El sábado y ayer domingo, los más pequeños disfrutaron de juegos infantiles variados. Y todos, mayores, jóvenes y pequeños, el sábado por la noche celebramos la Nit de Paelles.

Anoche, muchos disfrutamos de un espectáculo fascinante en el Parc del Poble a Ramón Fontestad.

Los grupos HOODOO, JOLLY JOKER y ZARPA, emocionaron como solo lo pueden hacer quienes se entregan en el escenario, recuperando y evolucionando el Rock.

Gente de todas las edades nos reunimos allí y comprobamos otra vez que Manuel García Company (vocalista y compositor de Jolly Joker) es un profesional extraordinario y que la calidad de los músicos es incuestionable.

Anoche, los hijos y los nietos del Rock & Roll celebramos la suerte de escuchar a tres grupos magníficos y de recordar que los “viejos rockeros”  –Zarpa en Rocafort ,29 años después de su primera y única actuación- nunca pueden morir.

 

Seguimos hoy lunes, con más fiesta en la plaza Mayor. Monólogos del grupo JUJA y del actor Pedro Reyes.

Antes, una buena “torrà”… ¡Nos vemos!

 

Gandia

Sábado 16 de agosto de 2014

 

Hoy llueve en esta playa. Un merecido descanso para que el mar se alborote a su suerte sin que los pobladores de la arena se crucen de brazos en su rompeolas esperando airados una explicación.

Si el sol hinca los rayos sobre la piel o permanece escondido, no hay explicación posible que pueda convencer a esos miles y miles de turistas que se arremolinan en esta playa (unas 250.000 personas) de que el mar está al límite del hartazgo veraniego. Por eso, un día de lluvia como el de hoy es un alivio. Para ellos, los turistas, y para quienes conocemos este mar y su natural comportamiento.

Observo la playa en la que el bosque inmenso de sombrillas ha desaparecido; ondea una bandera roja que alerta a los incautos y el mar ruge sin miramientos de puro agotamiento.

De una jornada como la de hoy se beneficia cualquier trato comercial y económico: las tiendas en su más amplio espectro, los bares, los bancos (sí, también los bancos), las peluquerías, los centros comerciales, los hipermercados, las inmobiliarias (algunas quedan), las heladerías, los chinos (¡por supuesto!), las gasolineras…

Hoy, los pobladores de la arena pueblan las calles y compran lo que está a su alcance; rebañan el plato de la últimas Rebajas y se encandilan con lo que ofrece la nueva temporada que no es otra que en la que seguimos instalados desde hace un par de meses y a la que le queda al menos un mes largo por delante.

También habrá quien haya tomado la decisión de adelantar su regreso. Una playa llovida no es lo que merecían en el fin de semana por excelencia del verano.

Esto es Gandía en el puente de Agosto, la ciudad en la que nací y en la que vive toda mi familia.

Una ciudad y su playa que en menos de tres años se ha convertido en lo que pocos podían imaginar.

Una ciudad que ha eliminado de su entrada principal una escultura fantástica de Antoni Miró (“25 d’abril, 1707”) porque -según su alcalde, Arturo Torró- “los de fuera no la entendían”. De fuera de Gandia -quiso decir el hombre- en un claro desprecio habitual entre los demagogos y chovinistas hacia cualquiera con una pizca de Cultura y de amplitud de miras más que él, ¡solo una pizca!

En su lugar, se ha instalado un rótulo mareante que, a modo del tristemente famoso que anuncia la entrada a Marbella (de la época de su alcalde Jesús Gil), nos avergüenza a la mayoría de quienes pasamos por allí. 

Convertir en “escultura” (es un decir, ¡claro!) el nombre de los pueblos y ciudades con el objetivo de señalar al viajero lo evidente (o sea, que está donde quiere estar), es una fiebre que aqueja a muchos gobernantes municipales; un delirio chovinista y, por lo tanto, ridículo.

Este tipo de delirios conlleva actuaciones mucho más relevantes y preocupantes. Y de ese chovinismo -ramplón y estúpido, como siempre lo es- nació Gandia shore, Wonderwall… y otras apuestas igual de zafias y chabacanas.

En estos tres años, la playa de Gandia se ha transfigurado en un parque temático que atrae a varios miles de jóvenes menores de 30 años dispuestos a emborracharse hasta el límite del coma en “botellones” espontáneos que se multiplican en calles, plazas y en alta mar, a “ponerse” todo lo que caiga en sus bocas o en sus narices y a practicar el sexo en público siempre que haya un móvil cerca para inmortalizar el momento.

Programas de TV, reportajes en medios nacionales y extranjeros y las redes sociales, les animan a conseguir en la playa de Gandia -a precio de ganga- lo que su imaginación espera; pero como la imaginación de esta fauna es corta y obedece al “pensamiento único”, reclaman lo que exactamente se les ofrece: sexo, drogas y nada de Rock&Roll.  

He sabido que el alcalde de Gandia, Arturo Torró, anda preocupado con el resultado de su experimento turístico que en estos tres años ha reventado esta playa; sin embargo, quienes llevan “haciendo caja fácil” durante este tiempo a costa de tanta insensatez, no están por la labor. (Ni qué decir tiene cuál es la postura de la Associació de Veïns de la Platja i el Grau y la de muchos empresarios que llevan años trabajando un modelo turístico totalmente diferente al que ahora se ha impuesto)

Sí, señor alcalde, ya puede hacer toda clase de piruetas para convencer a los sufridos gandienses y a quienes vistan la ciudad y su playa en son de paz, que usted no tiene nada que ver con todo esto y que lo que quiere es lo mejor para Gandia.

Ya puede adornar las calles y plazas céntricas de la ciudad con geranios de plástico o envolver “l’arbre de Rausell” entre ramas de abeto navideño (hace falta ser muy, pero que muy hortera para hacer eso); ya puede intentar convencer a propios y a extraños de que el ayuntamiento de Gandia no paga a los bancos y que no pasa nada aunque el Ministerio de Hacienda amenace con intervenir el Ayuntamiento (si eso mismo lo hiciera yo, como ciudadana o como alcaldesa, ya estaría en la cárcel); ya puede usted chulear a sus vecinos apelando al chovinismo y a la demagogia…

¡Ni se imagina el daño que está haciendo!… porque si lo sospechara y su actitud fuera la misma, es que usted es exactamente lo que muchos suponíamos.

 

(“Joder, qué tropa”. Conde de Romanones dixit)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Canícula

 

Jueves 17 de julio de 2014

 

Hace un par de días que hemos entrado en la canícula; ese periodo estival en el que el calor se comporta como un verdugo dispuesto a asfixiarnos, la humedad reblandece el ánimo y el sol apunta y acierta siempre.

¡Bendito verano!, exclama la mayoría cuando el invierno aprieta.

Yo intento poder recordar el frío del invierno; la caricia de la manta en el sofá; el abrazo de un abrigo… pero es imposible. La semana pasada escuché en la radio que varias ciudades españolas no habían superado los 10 grados de mínima. Intenté imaginarlo. Quise sentir nuestro mes de enero a principios de julio. No supe.

¿Os habéis dado cuenta de que cuando preparamos en verano una maleta para viajar a un lugar frío, siempre cometemos errores? Los mismos que cometemos si la llenamos en invierno para viajar a un lugar cálido.

En el primer caso somos incapaces de sentir el frío, de recordarlo;  y en el otro, de “comprender” en invierno este calor achicharrante.

¿Por qué sucede, si año tras año conocemos el calor y el frío?

Quizá porque es necesario olvidar para poder seguir sintiendo; porque la memoria -con los ajustes necesarios que se impone- es la que nos permite avanzar.

O sea que, estamos en la canícula y como amante del invierno que soy, os hablaré de este periodo achicharrante cuando sople viento del Norte.

La suerte que tendremos es que nadie podremos recordarlo.

 

 

WordPress.com.

Subir ↑