Jueves 1 de diciembre de 2011

Hoy hemos celebrado la segunda reunión de trabajo interno que ha reunido a concejales y funcionarios técnicos para avanzar en el proyecto de reorganización del tráfico rodado.

La propuesta que presentaremos a las entidades ciudadanas ya está definida en sus aspectos fundamentales.

Ha sido una lástima que el PP ni siquiera respondiera a las convocatorias de trabajo señaladas para el lunes 28 de noviembre y para hoy, 1 de diciembre. Ni han asistido ni han disculpado sus ausencias.

Las reuniones se han celebrado con espíritu de colaboración, debate y acuerdo. En el plazo de tiempo más breve posible, mantendremos reuniones con diferentes asociaciones para presentar el proyecto, explicarlo y recabar cuantas sugerencias puedan mejorarlo.

Al mismo tiempo, se instalarán paneles informativos en diferentes puntos para que todos los vecinos conozcan el proyecto y puedan aportar sus opiniones.

Todo esto comenzó durante el pasado mes de julio, cuando un vecino experto en la materia me visitó para ofrecerme su colaboración desinteresada en el estudio inicial. Acepté su ofrecimiento y encargué al jefe de la Policía Local que supervisara esos trabajos para garantizar los aspectos de su competencia. A mediados de noviembre recibí el borrador que presenté a todos los grupos municipales durante la pasada comisión de Urbanismo y Movilidad que se celebró el día 14.

Se trataba de un documento base sobre el que podíamos empezar a trabajar juntos. En aquella ocasión adelanté que era necesario convocar reuniones de trabajo posteriores para avanzar.

El PP anunció que necesitaba 15 días para estudiar ese borrador y que solo acudiría a las convocatorias formales de comisión. (La siguiente reunión de la comisión -según el calendario aprobado en pleno- será hasta el 19 de diciembre)

Intenté -intentamos- convencerles de que era posible avanzar en reuniones de trabajo sin necesidad de esperar un mes entero. Íbamos a ahorrar tiempo y dinero. Fue en vano.

Convoqué las reuniones para el día 28 de noviembre (cumpliendo los 15 días que solicitaron para estudiar el borrador) y para el jueves 1 de diciembre con la asitencia de los técnicos. Y han preferido no acudir.

La única diferencia que ha existido entre las reuniones de trabajo que hemos mantenido y las comisiones formales que reclamaba el portavoz del PP, Alejandro Llácer, es que la asitencia a una reunión de trabajo no se cobra y la asistencia a una comisión (preceptiva 1 vez al mes o siempre que sea necesario dictaminar un asunto para su debate en el pleno) significa 40€ por concejal  (320€ de ahorro)

Sin que el ayuntamiento haya desembolsado un euro para pagar a los concejales que hemos trabajado en estas reuniones, hemos logrado sacar adelante un proyecto debatido, riguroso y que mejora sustancialmente el primer borrador.

¡Es tan sencillo como trabajar juntos y con el ánimo dispuesto a escuchar, debatir y acordar! Poder hacerlo es querer hacerlo.

Es verdad que para eso hace falta voluntad y vocación de servicio… Por eso agradezco a los concejales que han participado, a los técnicos que se han sumado y a los funcionarios que nos han asesorado, su presencia y su trabajo.

Anuncios