Lunes 29 de diciembre de 2014

En la acción política las decisiones que se adoptan no son inocuas, conllevan repercusiones.

Por eso, puede resultar muy fácil engancharse a la satisfacción de la victoria y extremadamente difícil recuperar el aliento cuando se comprueba que la victoria no es precisamente la paz entendida como bienestar general.

La victoria es la revancha de los vencedores; la paz contiene valores imprescindibles para aunar esfuerzos en beneficio de las personas y de la conciencia ciudadana como expresión colectiva del compromiso social.

No me gusta la victoria, aborrezco su significado vengativo; defiendo el bienestar que comporta la paz, con todos los esfuerzos que supone.

“Si vis pacem para bellum” (“Si quieres la paz, prepárate para la guerra”), sostienen algunos. Una estrategia que tampoco comparto.

En el pleno del pasado 22 de diciembre, el gobierno municipal presentó el presupuesto de 2015. Un presupuesto con un crecimiento importante en las partidas destinadas a la creación de Empleo, a ayudas sociales y a intervenciones directas en la mejora de los espacios públicos.

La oposición formada por el PP, IxR y el concejal no adscrito, Sebastián Bosch, rechazó ese presupuesto.

Hubo justificaciones y exposición de motivos; pero no se explicaron las razones. Solo había una y no consideraron oportuno hacerla pública: la apertura de la campaña electoral. Es comprensible que quisieran esconderla.

El PP se enzarzó en sí mismo: tropezó en su inolvidable pasado reciente y no pudo dar un solo paso en su confuso presente. El resentimiento y la soberbia no permiten avanzar. Nada nuevo bajo el sol.

IxR incendió el debate; agitó fantasmas, insultó, gritó y aclaró -eso sí- que no tiene vocación de gobierno. Para que no haya dudas. Lo realmente importante no era un presupuesto para 2015, sino moldear el actual a sus intereses hasta las próximas elecciones.

Bosch no sorprendió.

7 votos en contra del presupuesto y 6 a favor.

Las decisiones políticas no son inocuas; en 2015 trabajaremos con un presupuesto que dispondrá de 200Mil euros menos para gastos.

Esa es la venganza de los protagonistas de esa victoria. Corearon al unísono el latinajo que les viene como anillo al dedo: ” Si vis pacem para bellum”

Sí, una amenaza en toda regla. Nada que ver con la Política.

Anuncios