Domingo 11 de diciembre de 2011

Esta semana también será de vértigo (¿y cuál no lo ha sido desde el pasado 11 de junio?).

11 de junio – 11 de diciembre: 6 meses justos reconstruyendo el presente. Nada que hacer con el pasado, olvidémoslo. Ya es suficiente con el rastro que ha dejado en cada esquina, en cada papel, en cada calle…

Seis meses justos descubriendo lo impensable, intentando comprender lo inaudito, desplazando lo innecesario, avanzando con prudencia… Revisando, analizando, estudiando, proponiendo, rechazando, decidiendo, escuchando, priorizando, colaborando, resolviendo, explicando, atendiendo, gobernando… contra viento y marea.

En seis meses no he perdido todavía la capacidad de sorpresa. Sigue ocurriendo cada día: «aún no lo he visto todo», me repito ante los obstáculos inverosímiles, ante los detalles que desvelan la importancia real de lo que ha ocurrido y ante el comportamiento impropio de quienes deberían responsablemente sumarse a este trabajo inmenso: por obligación, por devoción o por verguenza. ¡Qué más da!

Mi semana será de vértigo pero no me abruma, porque sigo creyendo que mi trabajo (nuestro trabajo) está valiendo la pena.

¡Feliz semana!