Lunes 13 de febrero de 2012

¿Quién le explica a la gente que el famoso Real Decreto-Ley 20/2011 del nuevo Gobierno central, impide a los ayuntamientos dotarse del personal necesario para prestar los servicios con los que cuenta?
¿Quién le explica a la gente de Rocafort todo esto?:
– Que el Real Decreto-Ley solo permite la convocatoria de plazas incluidas en una OEP (Oferta Pública de Empleo) y que el anterior gobierno municipal publicó la suya en 2010 sin contemplar las necesidades reales.

– Que solamente ofertaron 1 plaza de Maestro/a y 5 plazas de técnicos para la nueva Escuela Infantil cuando la diseñaron con 6 aulas y que la propia Conselleria de Educación exige que cuente, como mínimo, con 7 empleados/as.

 

– Que eliminaron la posibilidad de seguir impartiendo la EPA y de atender las actividades extraescolares.

 

– Que eliminaron la posibilidad de disponer de 4 plazas para la prestación de Ayuda a Domicilio y que las redujeron a 2.

 

– Que solamente podremos contar con 2 personas más para la brigada de mantenimiento y jardinería.

 

– Que el ayuntamiento no puede crear un Plan de Empleo Municipal para las personas paradas porque el Real Decreto-Ley lo impide.
… y son solo algunos ejemplos.

 

¿Quién le explica a la gente que el Gobierno central, con el Real Decreto-Ley, pretende reducir el déficit de las administraciones impidiendo la creación de nuevas plazas y la contratación de más personal, pero sí que permite contratar a empresas privadas para que resuelvan los servicios?

 

¿Quién le explica a la gente que los secretarios e interventores municipales de todo el territorio no encuentran una respuesta unitaria a los problemas del famoso Real Decreto y en cada ayuntamiento la solución que aportan puede ser diferente?

 

Y ahora, ayuntamientos como el de Rocafort, con plantillas de Personal irracionales y con una organización interna caótica, con servicios creados sin valorar sus costes y presupuestos de ingresos ficticios durante años para despilfarrar en gastos… ahora, esos ayuntamientos deberemos explicarle a la gente que no podemos resolver los problemas más relevantes y que nos tendremos que dedicar a pagar entre todos lo que otros dilapidaron.

 

De paso, el Gobierno central y su tristemente famoso Real Decreto, en lugar de ofrecer soluciones, nos ha cortado a todos por el mismo patrón. ¡Horror!

Anuncios