Domingo 3 de junio de 2012

El pasado jueves, el pleno aprobó provisionalmente el presupuesto de 2012. Las claves y las razones de este presupuesto, el primero que elabora la nueva Corporación municipal, las explico en el resumen de la memoria de la Alcaldía que puede consultarse a continuación:

El presupuesto que se ha aprobado asume en sus cuentas la anómala situación en la que se encuentra el ayuntamiento.

  1. Asumir una expropiación forzosa que nos costará a todos más de 1 millón de euros (incluidos los intereses de demora), conociéndose desde 2007 la obligación de consignar su coste en el presupuesto.
  2. Cargar con los gastos por despidos improcedentes causados por  contratos suscritos en fraude de ley durante años (tal y como afirma la primera sentencia judicial al respecto)
  3. Salvar 1 millón de euros en subvenciones concedidas por la Diputación de Valencia y la Generalitat desde 2007, y empezar a trabajar para sacar adelante todas las obras que desde entonces están pendientes de licitar y de ejecutar.
  4. Sumar los extrajudiciales a los gastos que vamos a tener este año. Y eso, porque tuvimos que hacer frente en el último semestre del pasado año al pago de facturas del primer semestre de 2011 y de años anteriores que no tenían consignación para hacer el gasto.
  5. Saldar las deudas contraídas con las empresas que gestionaban el Centro de Día y el Rocabús, para terminar con la sangría económica de esos servicios.
  6. Ajustar los ingresos reales a los gastos. Porque los ingresos previstos en los años anteriores no eran reales sino ficticios y esa situación provocó desajustes importantísimos que nos han arrastrado a la difícil situación que había que resolver ya en este presupuesto.
  7. Pagar a los proveedores con facturas pendientes a 1/01/2012, acogiéndonos a la línea de crédito oficial y elaborando para ello un duro Plan de Ajuste, tal y comos obliga el RD-Ley 4/2012

Y, finalmente, lograr un superávit de más de 340.000€ al que nos obliga el Plan de Ajuste.

Tener que renunciar a muchas de los proyectos que hubiéramos plasmado en este presupuesto no ha sido fácil pero había que hacerlo. Porque la responsabilidad de gobernar exige poner los pies en la tierra, conocer los recursos (humanos y económicos) con los que contamos y revertir con prudencia, con garantías, con imaginación y mucho trabajo la situación de la que venimos.

Para que nunca más el presente sea la basura del futuro, que es, precisamente, lo que ha sucedido aquí durante muchos, muchos años.

Anuncios